El Gobierno de Nicaragua multa a 17 ONG críticas con Daniel Ortega por ‘ilegalidad’

  • Las organizaciones dicen que son víctimas de una ‘persecución política’
  • Una de las ONG la dirige el ex marido de la hija del líder nicaragüense
  • Otra, está encabezada por el hijo de la ex presidenta Violeta Barrios. Leer más

Ecuatorianos aprueban nueva Constitución que reconoce uniones civiles entre personas del mismo sexo

Una amplia mayoría de ecuatorianos habría aprobado el domingo en un referendo una nueva Constitución que da superpoderes al presidente Rafael Correa para acelerar sus reformas socialistas.

Encuestas a boca de urna y un conteo rápido apuntaban a un abrumador apoyo a la carta magna, que otorga al mandatario un mayor control sobre la economía y amplía su influencia sobre instituciones clave como las cortes y el Ejército.

“Hoy el Ecuador ha decidido un nuevo país, las viejas estructuras han sido derrotadas”, dijo Correa desde una tarima en la ciudad de Guayaquil, donde se adjudicó una victoria que calificó de “histórica” frente a centenares de eufóricos seguidores que cantaban y ondeaban banderas nacionales.

Según dos encuestas, la nueva Constitución habría obtenido entre un 66 por ciento y un 70 por ciento de los sufragios, lo que marcaría un histórico giro a la izquierda en el socio más pequeño de OPEP, pese al rechazo de la Iglesia Católica, gremios empresariales y una debilitada oposición.

Un conteo rápido no oficial estimó los votos por el “Sí” en casi el 65 por ciento en sus primeras estimaciones, aunque las primeras cifras del tribunal electoral se conocerán más tarde.

La nueva Constitución también abre la puerta a la reelección de Correa por dos nuevos períodos consecutivos, lo que enardeció a los desorganizados adversarios del Gobierno, que carecen de un líder nacional que los aglutine.

El rechazo a la carta magna habría sumado entre un 30 y un 35 por ciento de votos en contra, blancos y nulos, de acuerdo a los sondeos, uno de los cuales fue encargado por el Gobierno.

Desde los remotos pueblos indígenas de la Amazonía hasta las exóticas Islas Galápagos, casi 10 millones de ecuatorianos estuvieron llamados a votar en una jornada que se desarrolló sin incidentes.

Con la victoria, el carismático gobernante afianzaría su estabilidad al frente del pequeño país de 14 millones de habitantes, que ha visto caer a tres presidentes en la última década en medio de violentas protestas populares.

Según la oposición, la nueva carta magna consagra un “peligroso hiperpresidencialismo”, en tanto que la Iglesia la considera “abortista” y “contra la familia” porque establece que las familias “tienen derecho a decidir cuántos hijos tener” y permite las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

Además, los adversarios de este ex profesor universitario advierten que el texto otorga atribuciones excesivas a un líder que consideran “dictatorial” y al que acusan de seguir los pasos radicales de su aliado venezolano, Hugo Chávez.

“Desde aquí vaya nuestro saludo al Ecuador que se libera y a su líder el presidente Rafael Correa. ¡Viva el Ecuador libre, bolivariano, sucrista!”, dijo Chávez en un acto en Venezuela.

Sin embargo, pese a su sintonía política con Caracas, expertos ven a Correa como un socialista más moderado que ha alejado la posibilidad de nacionalizar los recursos naturales del país y que exhibe una crítica pragmática hacia Washington.

Consciente de que sus promesas sociales necesitarán de grandes inversiones, el mandatario ha moderado su amenaza de cesar el pago de la deuda “ilegítima” y las duras negociaciones que lleva con las multinacionales en las que busca mayores ingresos para el Estado.

MENSAJE DE CAMBIO

Aupado por las esperanzas de cambio, el discurso de Correa ha levantado grandes expectativas en un país desencantado con los partidos tradicionales y del que emigraron millones de personas por la alta pobreza.

Además, según el Poder Ejecutivo, la nueva carta magna promoverá una mayor participación de los ciudadanos en la toma de decisiones, y asegura sustanciales incrementos en partidas sociales destinadas a educación y salud.

“La nueva Constitución da alternativas para todos. Yo voté por la esperanza”, dijo José Chica, veterinario de 47 años, quien sufragó en una humilde barriada del norte de Quito, donde indígenas y mestizos hacían filas en los centros de votación.

Tras 20 meses en el poder, el líder de 45 años conserva elevados niveles de popularidad, sobre todo entre la mayoría pobre del país a la que ha destinado multimillonarios proyectos sociales financiados con la renta petrolera, un factor que analistas consideran clave en los comicios del domingo.

“Tengo miedo de que pase lo mismo que en Venezuela, más pobreza y más desempleo. Se va a ver muchas cosas malas como el aborto y el matrimonio de homosexuales”, dijo Teresa Pin, de 25 años, quien votó “un No rotundo” pese a que trabaja en uno de los programas sociales del Gobierno en Guayaquil.

Según Correa, la dispersa oposición también fue derrotada en Guayaquil, su fortín electoral, desde la que ha prometido resistir el “socialismo autoritario” del mandatario.

Sin embargo, sondeos mostraban un ajustado resultado en el principal centro económico del país, donde el “Sí” no habría logrado obtener el 50 por ciento de los votos necesarios.

El mandatario sería el primero de los autoproclamados socialistas del siglo XXI que logre modificar la carta magna, luego de que Chávez fracasara en un referendo en el 2007 y su aliado boliviano, el presidente Evo Morales, haya visto frenada su reforma constitucional por la resistencia de la oposición.

Reuters-28 de septiembre de 2008

¿Acceso a la justicia para todas y todos?

El jueves a las 6pm en el teatro Pardo y Aliaga se llevó a cabo la Audiencia Nacional “La Justicia en el Perú” organizada por El Comercio. Los temas de agenda eran el acceso a la justicia, el juzgamiento de casos de corrupción y terrorismo y, por último, atención al ciudadano. Participaron Francisco Távara (Presidente de la Corte Suprema de la República y jefe máximo del Poder Judicial), Elcira Vásquez (jefa de la OCMA y vocal suprema titular), Pablo Talavera Elguera (Vocal superior Coordinador de la Sala Nacional del Terrorismo) y Francisco Miró Quesada (editor de Relaciones Comunitarias de El Comercio) entre otras personalidades, la mayoría magistrados, abogados, etc. Quería resaltar varias cuestiones “curiosas” durante este evento.

La primera de ellas fue la torpe argumentación de Távara para justificar por qué se debería cumplir la ley en el Perú. Entiéndase “todos somos católicos”, “creemos en el Señor de los Milagros”, “todos creemos en Dios”. Honestamente su falta de pluralidad no me sorprendió. Las palabras de introducción duraron alrededor de 1 hora, y luego se dio palabra a los oradores por 3 minutos cada uno. Ninguna mujer logró participar como oradora de lo que yo pude observar. Las primeras en participar fueron personas que trabajan para el Estado, pero tengo que rmencionar ciertas intervenciones que fueron ejemplificadoras. Hubo un abogado arequipeño que acusó de corrupción a Elcira Vásquez, que dio pequeños brincos en su gran asiento mientras lo escuchaba. Él se quejaba de la lentitud de los procesos, contando que había tramitado 120 habeas corpus a todos los y las congresistas de la Nación. Fue muy aplaudido. Hubo otras intervenciones parecidas acusando de corrupción a la gente sentada en la Mesa de Honor, llamados de atención al diario El Comercio, y menciones a Agustín Mantilla y otros búfalos apristas como los titiriteros del país.

Sin embargo, debo recalcar dos intervenciones como las más importantes para mi sentir particular. La primera fue aquella que hizo un hombre, que me parece dijo era familiar, de Roque Gonzáles. Habló sobre cómo habían liberado a todas las mujeres que encerraron al mismo tiempo que a él, pero que a él lo mantenían preso sin pruebas, por participar del Congreso de la Coordinadora Continental Bolivariana, por pensar distinto, por protestar. Su voz era muy crítica y al mismo tiempo hablaba con mucho dolor. A los 90 segundos de comenzada su intervención ya se oían voces gritando que lo corten, que se calle, que lo sienten. Voces que gritaban ‘terrorista’. Voces de abogados y gente que maneja actualmente nuestro país y que no le interesa escuchar realmente las opiniones de aquellos que pensamos y sentimos diferente. Me dio muchísima vergüenza y pedí que se callen. El hombre terminó y aquellos que aplaudimos lo hicimos muy fuerte.

La segunda cuestión que me interesa comentar es la intervención que, justamente, yo había ido a escuchar. Manolo Forno , un importante dirigente de la comunidad LGBT se paró a hablar. A los primeros oradores los habían introducido con cargos pomposos, pero de Manolo solo dijeron el nombre. Comenzó así: “Soy Manolo Forno y vengo en representación de los gays, lesbianas y transexuales de Lima…”: todo el auditorio volteó a mirar. Percibí sus rostros de burla, pero luego Manolo siguió: “quiero contar el caso de una compañera trans que fue agredida hace casi un año para ejemplificar el poco acceso a la justicia que tiene nuestra población”. Estaba hablando de Yefri Peña.

Yefri Peña es una chica travesti que trabaja como promotora de salud en el Ministerio de Salud, educando a la población travesti sobre prevención de infecciones de transmisión sexual y VIH. El 28 de octubre del 2007 ella se encontraba realizando su labor cuando 5 hombres comenzaron a hostigarla, la insultaron; la atacaron, le cortaron la cara y el cuerpo; la violentaron. Ella tuvo que pretender que estaba muerta para que dejaran de golpearla. Cuando acudió a la policía para que la ayuden a llegar al hospital, estos “servidores públicos” fueron indiferentes. Logró llegar con la ayuda de un sereno al que le tuvo que pagarle para que la lleve. Los médicos le pusieron 180 puntos en todo el cuerpo. Su caso está siendo procesado hace un año.

Lo que acabo de relatar no es un caso aislado. Es el mismo tipo de discriminación que podría ocurrirle a cualquier ciudadano o ciudadana por el color de su piel, su apariencia, su oficio, edad, creencia religiosa, tendencia política, sexo u orientación sexual. Es el mismo tipo de discriminación que se da cuando un hombre va a la comisaría a denunciar a su esposa por violencia doméstica y le dicen “Anda a llorar donde tu mamá, maricón”. Es necesario que veamos que la falta de libertad para construir nuestra identidad, nuestra sexualidad, nuestra afectividad, nuestro cuerpo y nuestra forma de ser y estar en el mundo nos puede llevar a la muerte. Y no sólo a aquellos y aquellas que somos bisexuales, lesbianas, gays o trans; sino a todos y a todas, cuando constantemente se nos repite que debemos ser mujeres así u hombres asá.

Cuando Manolo terminó de hablar, Susel Paredes levantó la voz y dijo: ¡LESBIANAS, GAYS, TRANS Y BISEXUALES! Y nosotras felices gritamos ¡PRESENTES! Los demás reaccionaron con risas. Claro, el discurso culto es ser ‘tolerante’, y supongo que esa es la razón por la cual no nos callaron. Sin embargo rieron y rieron porque les jode en lo más profundo de su ser, porque les incomoda, porque no se hubieran reído si hubiéramos sido “¡MUJERES, NIÑOS Y ANCIANOS: PRESENTES!” Al final quedé tranquila porque fuimos visibles ante jueces, fiscales, magistrados, vocales, y medios de prensa. Porque no se esperaban que la comunidad LGBT participara en su audiencia por la justicia, pero allí estuvimos, transgrediendo y revolucionando. Sería lindo que para la próxima los abogados gays y las abogadas lesbianas que estaban sentadas allí también gritaran con nosotras, nosotros. Ojalá ellos y ellas también se animen a ventilar su closet.

Malú Machuca

Publicado por ACCIÓN CRÍTICA – hACeR

Fuente: http://accioncritica.blogsome.com

Perú: Exitosa intervención urbana por despenalización del aborto – “Personas libres, Estados laicos”

 

Lima, 26 de setiembre de 2008. (Milenia Radio).- “Anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”, “Personas libres, Estados laicos”, “Mi cuerpo es mío, ni del Estado ni de la iglesia”, fueron algunos de los mensajes contenidos en enormes carteles que un nutrido grupo de activistas exhibió en una concurrida avenida de Lima, en el marco de las acciones por el 28 de septiembre,  Día  por la despenalización del Aborto en América Latina y El Caribe.

 

La intervención urbana fue organizada por las integrantes de la Campaña por una Convención Interamericana de los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos, espacio que desde la sociedad civil promueve y defiende los mencionados derechos, apelando, entre otras estrategias, a la información y sensibilización de las ciudadanas y ciudadanos.

 

A esta iniciativa se sumaron las organizaciones integrantes de la Campaña 28 de Setiembre por la Despenalizaciòn del Aborto a nivel regional, asì como del Comitè de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer, CLADEM Perù.

 

La acción pública concitó la atención de transeúntes y de las personas que viajaban en los autobuses, a quienes se entregó información acerca de las repercusiones del aborto inseguro  sobre la vida y salud de las mujeres, y del derecho que les asiste a decidir acerca de su sexualidad  y reproducción.

 

Gladys Galarreta, representante del Movimiento Amplio de Mujeres y coordinadora en Perù de la  Campaña por una Convención Interamericana de los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos, consideró de suma importancia tener un acercamiento directo a la población, en la medida que desde los sectores conservadores existe una activa campaña de desinformación y manipulación de la opinión pública, que coloca a las mujeres que reclaman sus derechos como contrarias a la vida.

 

“Se crea una falsa dicotomía, cuando, por el contrario, las mujeres afirmamos la vida y la defendemos cuando abogamos por nuestro derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y a tener condiciones favorables para acceder a la salud física y mental, en el marco de nuestro derechos sexuales y derechos reproductivos”, señaló.

 

 Manifestó que aún existen muchas limitaciones en el entendimiento de la salud de la mujer, ya que se tiende a considerarlas únicamente como vientres con capacidad de reproducir nuevas personas. “Pero no se nos ve como seres humanos con un proyecto de vida y con derecho a determinar en qué momento y cuántos hijos tener”, añadió.

 

Asimismo, demandó que el Estado adopte las medidas necesarias para poner al alcance de las peruanas el aborto terapéutico, que desde 1924 está reconocido por el Código Penal de nuestro país como la única forma legal de interrupción del embarazo cuando éste pone en riesgo la vida y salud de las mujeres.

 

“El Estado debe garantizar el derecho de las mujeres que requieren aborto terapéutico a acceder a servicios seguros y así evitar que se pongan en riesgo al someterse a prácticas clandestinas inseguras por la negativa de muchos operadores de salud a atenderlas, por falta de protocolos o guías clínicas”, afirmó.

 

En el Perú se producen alrededor de 410 mil abortos clandestinos cada año, la gran mayoría de los cuales se realizan en condiciones de sumo peligro para las mujeres. Diferentes especialistas señalan que el aborto inseguro es una de las principales causas de la muerte materna, que en el Perú es la segunda más alta de Sudamérica.

 

La influencia de sectores conservadores en el ámbito de la toma de decisiones políticas y legislativas constituye uno de los principales obstáculos en el avance del reconocimiento a los derechos sexuales y los derechos reproductivos, lo que evidencia la debilidad de la laicidad del Estado peruano, pese a estar considerado así en la Constitución.

El aborto clandestino en Perú: una realidad en la salud de las mujeres

La última publicación de la antropóloga Delicia Ferrando, quien lleva investigando desde hace más de cinco años la situación del aborto en el país, permite echar luces sobre la situación de la salud reproductiva de las mujeres peruanas.

Lamentablemente se trata de una respuesta nada alentadora y que ha pasado a ser parte de los problemas largamente ignorados pese a que el Estado ha recibido una recomendación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para revisar su política punitiva sobre aborto y que tiene pendiente la aprobación de un protocolo para la atención del aborto terapéutico, que en nuestro país es legal desde 1924.

Para entender la magnitud de la situación del aborto en el país, Ferrando grafica el contexto social y demográfico en el que realiza su investigación. Así, confirma que en la actualidad la fecundidad deseada es menor que la fecundidad real observada. En 2005, la fecundidad real de las mujeres peruanas fue de 2.5 hijos por mujer, mientras que la fecundidad deseada fue 1.7 hijos.

Fecundidad Observada (F.O.) y Fecundidad Deseada (F.D.), 2000 y 2005

Fuente: Endes, 2000 y Endes Continua 2004-05

Otro indicador que ayuda a contextualizar la magnitud del aborto es la intención reproductiva de la mujer peruana que muestra que en 2005, del 100% de nacimientos, sólo el 43.5% manifestó que lo quería tener, el 27.3% no lo quería tener y un 29,2 % restante, lo quería tener más tarde. Considerando que en los últimos cinco años ocurrieron 3.1 millones de nacimientos, se llega a la abultada cifra de 1.8 millones de niños que nacieron sin que sus madres los hubieran deseado.

Planificación de la fecundidad: distribución de los nacimientos de los 5 años anteriores a la encuesta por intención reproductiva de la madre

 Fuente: Endes, 2000 y Endes Continua 2004-05

Otro dato referido al contexto de la salud sexual y reproductiva de las mujeres, es aquel que muestra que el 30,1% de mujeres sexualmente activas se encuentran altamente desprotegidas y expuestas a un riesgo de embarazo no deseado, debido a que no usan un método anticonceptivo, utilizan la abstinencia periódica, pero no conocen el funcionamiento de su periodo fértil o están embarazadas por falla del método. Esto implica a 1.144 844 mujeres insuficientemente protegidas de un total de 3.803 470 mujeres sexualmente activas que supone el 50,4% de mujeres en edad fértil según actividad sexual.

Modus operandi del aborto clandestino

En este contexto, en el que miles de mujeres se ven impedidas de decidir sobre el número de hijos que desean tener, donde hay un alto nivel de desprotección de mujeres sexualmente activas, la práctica del aborto se presenta como una alternativa extrema, que toman las mujeres frente a una ausencia total del Estado quien no asegura condiciones mínimas para garantizar la vida de las mujeres, señala Ferrando.

Los mecanismos que utilizan las mujeres para poner término a embarazos que no desean, van desde la introducción vaginal de medicamentos, sustancias u objetos, hasta procedimientos riesgosos como la introducción vaginal de objetos sólidos (ramas, palitos de tejer, equipo de venoclisis, alambres, entre otros) y de líquidos (agua jabonosa, agua oxigenada, lejía, etc.).

Frente a estos mecanismos es lamentable cómo el acceso económico juega un rol decisivo para la vida de las mujeres, dado que, según anota Ferrando, sólo un 17% de las mujeres que recurren a un servicio de interrupción del embarazo, lo hacen con un profesional médico, el 39% recurre a una obstetriz y el mayor porcentaje, 44%, recurre a personas no calificadas. Esta situación se agrava cuando se trata de mujeres que viven en el ámbito rural, quienes sólo un 3% puede ir a un médico, un 32% a obstetrices y un 65% a personal no calificado.

Las consecuencias para las mujeres más pobres son evidentes, dado que hay un 72% de probabilidad de complicación del aborto cuando las mujeres se lo provocan o asisten a una persona no calificada. Este porcentaje de riesgo baja a un 24% si es realizado por obstetrices o enfermeras y apenas un 4 % de riesgo si es un médico.

Actualmente, se estima en 376 mil abortos inducidos al año, Ferrando llega a esta conclusión al tomar como referencia la cifra del Ministerio de Salud que en 2004, desde las Direcciones de Salud, se reportaron 42 558 atenciones por aborto incompleto, a las cuales incluye el ajuste de 10% para corregir omisión (46 810) y los casos atendidos en establecimientos de salud privados (15 606), asimismo excluye los abortos espontáneos, dando un total de 53 060 casos.

Estos 53 060 casos son multiplicados por siete, dado que cada aborto hospitalizado representa otros siete que no se registran en las estadísticas debido a que se realizan en condiciones seguras, sin complicaciones, con complicaciones leves, o son tan serias que la mujer muere sin recibir tratamiento, resultando así la cifra de 376 mil abortos. Esta cifra sería mucho mayor si no fuera por la expansión del uso de la anticoncepción oral de emergencia (AOE) que ha evitado alrededor de 32 mil abortos.

Revisando toda la información, que Delicia Ferrando alcanza, podemos responder que la salud reproductiva de las mujeres, a la luz del aborto clandestino, no forma parte del mentado crecimiento y desarrollo del país. Tampoco forman parte de ese desarrollo, las mujeres que desean tener una familia más reducida o que desean tener un hijo para después, dado que en esta última década las políticas públicas no han garantizado el acceso a métodos anticonceptivos y por el contrario, se tomaron medidas que dieron lugar a una restricción de la disponibilidad de métodos en todo el país.

“El aborto clandestino en el Perú”, revisión de Delicia Ferrando, 2006, es una publicación del CMP Flora Tristán y Pathfinder International.

Mujeres: Violencia de género, el tema olvidado

Nueva York, 19 sep (IPS) – Joyce y Tanya son dos mujeres de diferentes edades, nacionalidades, culturas y religiones. Pero comparten algo: ambas se convirtieron en víctimas de un objetivo no alcanzado.

La directora ejecutiva del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem), Inés Alberdi, lamenta que la violencia de género no esté abordada explícitamente por los Objetivos de Desarrollo de las Naciones Unidas para el Milenio.

Estos, definidos en 2000 por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), incluyen reducir a la mitad la proporción de personas que padecen pobreza y hambre (en relación a 1990), garantizar la educación primaria universal, promover la igualdad de género y reducir la mortalidad infantil y la materna.

También, combatir el sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), la malaria y otras enfermedades, asegurar la sostenibilidad ambiental y crear una asociación mundial para el desarrollo, todo esto con 2015 como fecha límite.

Joyce fue violada durante el caos post-electoral en Kenia, mientras que Tanya fue víctima de violencia doméstica en Nueva York.

“Mi esposo me golpeaba cuando yo estaba embarazada de su hijo. Me aisló de mi familia y me mantuvo como rehén en nuestro hogar”, contó a IPS Tanya, de 42 años. Tras cuatro años de miedo y sufrimiento, cuando su marido mató al perro y amenazó a sus hijos, ella se fue.

Funcionarios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) señalaron que la lucha contra este problema avanza en algunos frentes. “Más gobiernos que nunca tienen a la violencia contra las mujeres en sus agendas”, dijo a IPS María José Alcalá, alta consejera de Unifem.

Ahora es una oportunidad histórica de “cambiar corazones y mentes” para superar “la limitada voluntad política de muchos países” e impedir que sigan considerando este mal un asunto privado o cuestión de mujeres, agregó.

Aunque el problema no es abordado explícitamente por los Objetivos del Milenio, el secretario general del foro mundial, Ban Ki-moon, subrayó en su último informe ante la Asamblea General que este tipo de violencia es un asunto de derechos humanos que plantea un serio obstáculo a la consolidación de la paz y el logro de las metas.

“La prevalencia de la violencia de género tiene repercusiones serias, entre ellas la exposición al VIH/sida, otras enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados y el abandono de las víctimas por parte de sus familias”, destacó.

Mientras muchos estados miembro comienzan a implementar una resolución sobre “eliminar la violación y otras formas de violencia sexual” que la Asamblea General aprobó en febrero, el secretario general se prepara para informar de estos avances en la sesión de ese órgano la semana próxima.

Tailandia, por ejemplo, enmendó su código penal para ampliar la definición de violación, de manera que todos los tipos de penetración sexual estén cubiertos por la ley. Quince de los 28 estados africanos donde prevalece la mutilación genital femenina han convertido esto en un delito en el marco del derecho penal. Y Turquía, Venezuela y México aprobaron leyes para penalizar la violencia doméstica.

En Kenia, la llamada Comisión Investigadora Waki estudia casos de violencia sexual cometidos durante la crisis post-electoral a comienzos de este año. Países como Argelia, Bulgaria, Chile, Alemania, Macedonia y Vietnam concluyeron varios acuerdos bilaterales para combatir juntos la violencia contra las mujeres.

Sin embargo, “no es suficiente que estas leyes existan ahora. Tienen que ser interpretadas a nivel local”, dijo a IPS Millicent Obaso, consejera regional sobre VIH/ sida de la organización Care en África oriental.

Las agencias de la ONU podrían trabajar juntas, más de cerca con las organizaciones no gubernamentales locales, agregó.

“La violencia contra las mujeres todavía es una epidemia que no se relega a una cultura o país específico”, dijo Alcalá a IPS. Las raíces subyacen en las relaciones de poder, históricamente desiguales, entre hombres y mujeres.

Pero “la cultura a menudo ha sido usada para perpetuar la violencia contra mujeres y niñas”, dijo a IPS Aminata Touré, encargada de cultura, género y derechos humanos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

“Por ejemplo, la mutilación genital femenina es practicada en adolescentes, y en algunos países niñas o mujeres son asesinadas en nombre del honor”, a menudo con total impunidad, agregó.

La violación también es usada todavía como “táctica de guerra”, como declaró el Consejo de Seguridad de la ONU en una resolución aprobada en junio. Los grupos insurgentes no son los únicos culpables. También lo son soldados, policías e incluso, en algunas instancias, trabajadores de la ONU y cascos azules.

Cientos de mujeres son violadas en la occidental región sudanesa de Darfur, así como en muchas otras en situaciones de conflicto y post-conflicto alrededor del mundo.

“Dos de mis vecinos irrumpieron en mi casa, me atacaron con machetes y me golpearon en las costillas antes de violarme”, dijo Joyce, recordando la pesadilla que tuvo que soportar y que todavía la acosa.

Con su peluquería incendiada y tras ser echada de su hogar cuando su esposo descubrió que estaba infectada con VIH (virus de inmunodeficiencia humana, causante del sida) como resultado de la violación, ahora Joyce vive con sus cuatro hijos en un campamento de desplazados junto a otros cientos de personas en un suburbio de Nairobi.

Su hija va a la escuela con los hijos de quienes la violaron a ella. “Ahora que yo podría escapar y sobrevivir, ellos pueden intentar matar a mi hija”, dijo Joyce.

Vivir en un permanente estado de temor es apenas un efecto latente que comparten las víctimas de todas las formas de violencia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 40 y 70 por ciento de las mujeres asesinadas en Australia, Canadá, Estados Unidos, Israel y Sudáfrica son víctimas de sus propias parejas. En este contexto, este tipo de violencia es la más difundida.

Algunas mujeres aparentemente corren un riesgo mayor de convertirse en víctimas. Según el informe 2008 sobre violencia de compañeros íntimos contra las mujeres realizado por el Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York, las negras y latinoamericanas tienen el doble de probabilidades que las de otras comunidades a ser asesinadas o heridas por su pareja.

En América del Norte, Australia y Europa, alrededor de la mitad de las mujeres con discapacidades han experimentado abusos físicos, en comparación con un tercio de las no discapacitadas.

“Muchas son estigmatizadas y traumatizadas, a veces incluso doblemente. Primero son víctimas de violencia, pero también se las deja solas, sin ninguna protección de la ley”, dijo a IPS Sheila Dauer, especialista en derechos humanos de la filial estadounidense de Amnistía Internacional.

En países como Pakistán y Jordania, por ejemplo, leyes discriminatorias equiparan violación con adulterio, y las propias víctimas terminan siendo arrestadas y encarceladas, agregó.

“Cuando las mujeres son abandonadas por sus familias viven en las calles, donde son más vulnerables a los abusos sexuales”, o donde tienen que esforzarse más para conseguir alimentos para sus hijos, dijo Obaso, de Care en Kenia.

Ésta es una de las razones por la que se reportan tan pocas violaciones contra las mujeres y por las que los datos y las estadísticas sobre violencia contra ellas todavía es insuficiente para realizar un control mundial, dijo a IPS Francesca Perucci, de la División de Estadísticas de la ONU.

Ahora la ONU trabaja para elaborar una base de datos sobre violencia contra las mujeres.

Recabar estadísticas sobre el alcance del problema permitirá a la ONU y a las organizaciones no gubernamentales a ayudar a mujeres como Joyce y Tanya. Y tal vez la base de datos permita que el asunto sea tratado por los próximos Objetivos del Milenio también.

Por Monika Manke
(FIN/2008)

Fuente: http://www.ipsnoticias.net

La mortalidad materna desciende aunque de forma insuficiente en Latinoamérica

Los embarazos precoces son en gran medida los responsables de estas muertes.
Chile, con 16 defunciones por cada 100.000 partos, es el país más avanzado de la región.
En el otro extremo se sitúa Haití, donde una de cada 44 gestantes fallece.

GINEBRA.- En América Latina y el Caribe la tasa de mortalidad materna se redujo un 28% desde 1990, un progreso significativo que, sin embargo, es todavía insuficiente y que encubre enormes diferencias entre los países, señala un informe de UNICEF.

En esta región, cerca de 15.000 mujeres perdieron la vida en 2005 por causas relacionadas con el embarazo y el parto, y la tasa actual de muerte es de 130 mujeres por cada 100.000 nacidos vivos, insuficiente para alcanzar la meta del Objetivo del Milenio fijada para 2015, afirma el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

El informe destaca las enormes diferencias entre los países. Así, mientras la tasa de mortalidad materna de Chile o Bahamas y Barbados es una de las más bajas del mundo en desarrollo (16 de cada 100.000), en Haití es de 670. Tras esta república caribeña siguen Bolivia y Guatemala (290), Honduras (280), y Perú (240).

Lo mismo ocurre con el riesgo que corren las mujeres de morir por causas relacionadas con la maternidad. El promedio en la región es de 1 en 280, pero el mayor riesgo lo corren las mujeres en Haití, donde una de cada 44 gestantes fallece, y el menor en Barbados (una por cada 4.400).

Los trastornos relacionados con la hipertensión son la causa principal de mortalidad materna en la región, con un 26% de los casos, lo que podría reducirse supervisando la tensión arterial de la mujer antes y durante el embarazo, advierte el informe. Le siguen las hemorragias, la obstrucción del parto, las complicaciones derivadas del aborto y las infecciones.

Uno de los principales contribuyentes a esta cifra de mortalidad es la maternidad precoz, muy frecuente entre las adolescentes latinoamericanas.

Mejora dispar de los servicios

El 86% de las mujeres da a luz en un centro sanitario, un aumento notable respecto al 73% a mediados de la década de los 1990. Solamente en Guatemala y Haití menos de la mitad de las mujeres tienen a sus hijos en una clínica u hospital.

También hay grandes disparidades en el dato de asistencia especializada durante el parto. Las mujeres del medio urbano de Guatemala tienen más del doble de posibilidades que las mujeres del medio rural de contar con ayuda calificada durante el parto. En Haití, las mujeres de las zonas urbanas tienen tres veces más de posibilidades.

En Bolivia, Honduras y Perú, la situación del 20% de las mujeres más pobres es particularmente desventajosa, y en Haití el 60% de las mujeres pobres no tienen esa asistencia.

Pero América Latina y el Caribe tienen la cobertura más alta de atención prenatal del mundo en desarrollo, y en esta región el 94% de las mujeres consultan por lo menos una vez con un profesional sanitario durante el embarazo.

Demasiadas cesáreas

Los datos de América Latina y el Caribe muestran que se realizan cesáreas en demasiadas ocasiones, señala el informe. Si bien esta práctica denota cierta calidad en la asistencia obstétrica, cuando la tasa supera al 15% podría carecer de justificación médica, según la Organización Mundial de la Salud. Tasas más altas se asocian además a una mayor mortalidad.

El informe señala que el uso de anticonceptivos es alto, ya que los utiliza el 70% de las mujeres casadas o en unión libre de 15 a 49 años. Costa Rica tiene la tasa más alta del mundo, con un 96%.

La tasa total de fecundidad es de 2,4, apenas por encima del nivel de reemplazo, con un rango que oscila entre 1,5 en Barbados y Cuba hasta 4,3 en Guatemala.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2008/09/19/mujer/1221824513.html

Presidente de Brasil defiende legalización de matrimonio homosexual

El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, se declaró favorable a la legalización de la unión civil entre homosexuales, en una entrevista la noche del miércoles con TV Brasil. 

“Siempre defendí el derecho a la unión civil (de personas del mismo sexo). Creo que tenemos que parar con la hipocresía en este país, porque sabemos que existe. Hay hombre viviendo con hombre, mujer con mujer, y muchas veces construyen una vida extraordinaria juntos, y por eso soy favorable. Tenemos que parar con esos prejuicios” , dijo Lula.

“Cada ser humano vive su vida como bien entiende, simpre que no moleste la de los otros” , añadió al respecto. “¿Por qué los políticos que son contrarios no rechazan sus votos? ¿Por qué el Estado brasileño no rechaza el impuesto de renta que ellos pagan?” , cuestionó.

“Lo que tenemos que hacer es aprobarlo” , enfatizó, recordando que hay varios proyectos de ley en ese sentido en el Parlamento.

Lula inauguró en junio la I Conferencia Nacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Travestis y Transexuales (GLBTT) , en la cual el gobierno anunció que pretende apoyar políticas públicas específicas y donde recibió una ensordecedora ovación al posar para las fotos con la bandera del arcoiris.

Consultado por TV Brasil sobre su posición sobre el aborto, reiteró que personalmente se opone, pero considera que debe ser tratado como un tema de salud pública, y avala su legalización en un país en el que muchas mujeres mueren cada año por someterse a prácticas abortivas clandestinas.

“Soy contrario al aborto, mi mujer es contraria al aborto, incluso porque creo que ninguna mujer que se practica un aborto es porque quiere: lo hace porque se ve afectada por determinada situación, y es en ese momento cuando el Estado debe atender a esas personas” , dijo Lula.

“Muere mucha gente haciéndose abortos clandestinos, porque al Estado le está prohibido cuidar del asunto. Hay niñas de 14, 13, 20 años intentando agujerearse el útero con aguja de tricotar” , denunció.

En Brasil el aborto solo es permitido en caso de violación o peligro de vida para la madre.

Brasilia, AFP

Fuente: http://www.elcomercio.com/noticiaEC.asp?id_noticia=222793&id_seccion=5

“La Situación del Aborto en el Perú y su impacto en los Derechos Humanos de las Mujeres” Sábado 27 septiembre de 10:00 a.m. a 4:00 p.m.

 

Lima, 16 de septiembre de 2008

Sr./Sra.
 
Presente
 
De mi consideración:
 

Reciba un cordial saludo a nombre del Espacio Agenda Joven por los Derechos Sexuales y Reproductivos y el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán. A través de la presente queremos invitar a las y los jóvenes de su institución al Taller “La Situación del Aborto en el Perú y su impacto en los Derechos Humanos de las Mujeres” que se llevará a cabo el sábado 27 de septiembre en el horario de 10:00 a.m. a 4:00 p.m., en el local del CMP Flora Tristán (Parque Hernán Velarde Nro 42, Lima), en el marco de las acciones en torno al 28 de setiembre, Día por la Despenalización del Aborto, que nuestras organizaciones venimos llevando a cabo.

 

Sin otro particular, y agradeciendo su atención.

 

Cordialmente,

 

 

 

Jossy A. Cárdenas Rojas                                       Junior Matamoros 
CMP Flora Tristán                                                Espacio Agenda Joven

 

Sírvase confirmar asistencia al Tlf. 433-2000 Anexo 281, o al siguiente correo: jossy@flora.org.pe (Cupo limitado).

La historia de las políticas gay de Cuba

Cuba ha madurado mucho a nivel político en los últimos meses. El pasado mes de febrero, luego de 49 años en el poder, el legendario mandatario Fidel Castro se hizo a un lado y le entregó la presidencia a su hermano Raúl. A pesar de que todo quedó en familia, muchos han visto el ascenso de Raúl al poder como una movida positiva para la isla, una señal de que el gobierno comunista puede llegar a evolucionar.

Un mes más tarde, Mariela Castro, la hija del presidente y líder del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), dio un importante paso cuando solicitó al gobierno que reescribiera el Código de la Familia de los años 70 para poder darle lugar a la unión civil.

La “redefinición revolucionaria” del concepto de familia, según el vocero del CENESEX, Alberto Roque Guerra, es el principal problema de los gays en Cuba. “La familia es la base de la sociedad. La homofobia y la transfobia se ven primero que nada dentro del ámbito familiar. La lucha contra la homofobia está enfocada en la familia como principal disparador”. A pesar de lo cierto de este argumento, la declaración de Guerra deliberadamente ignora las décadas de homofobia sancionada por el mismo estado. Además, la intención del CENESEX de luchar por la igualdad se abstiene de mencionar lo primero que se necesita para conseguirla: la asimilación.

El modesto progreso del gobierno cubano tiene tanto que ver con la supervivencia política y las relaciones públicas como con la evolución cultural.

Fidel Castro, en una entrevista realizada en el año 1965, inauguró la amenaza hacia los gays, cuando declaró ante el periodista norteamericano Lee Lockwood que “los jóvenes no deberían caer en manos de los homosexuales”.

Nada le impide a un homosexual profesar una ideología revolucionaria y consecuentemente, exhibir una posición de corrección política. Sin embargo, jamás creeríamos que un homosexual podría dar cuerpo a las condiciones y requerimientos de conducta que se necesitan para ser un verdadero revolucionario, un verdadero militante del Comunismo. Una “desviación de la naturaleza” chocaría con el concepto de lo que un militante comunista debería ser.

Por consiguiente, en su entusiasmo revolucionario, el régimen de Castro erigió campos de reeducación donde los disidentes, los líderes religiosos y los gays intentaban ser despojados de su “comportamiento antisocial” y eran entrenados para servir a la revolución. En el año 2006, en una discusión respecto a estos controvertidos campos de reeducación, Castro reconoció su existencia, pero se negó a relacionarlos con la “supuesta persecución a los homosexuales”. A pesar de que los campos han sido abolidos, la búsqueda de integración por parte de la Revolución sigue siendo igual, aunque con algunos ajustes a tiempo.

Sostener que la Revolución deliberadamente generó la homofobia en la isla sería injusto. Existieron otros factores en juego, incluyendo a la Iglesia Católica y quizás lo más importante de todo, el machismo. Esta clase de hombre flexionó su músculo social, mientras que los hombres con modales más afeminados debían guardarse en la sombra o sufrir las consecuencias. En la actualidad, el machismo aún domina la cultura cubana, asegura Leonardo Chacon, un activista gay cubano quien se mudó a Miami el año pasado. “Ser gay en la isla es una señal de debilidad. Según nuestra tradición, alguien que es gay no es considerado un hombre. Y ese “no hombre” nunca ha sido una figura de peso en la sociedad cubana”.

De más está decir que estos “desviados sexuales” representaban un importante riesgo a la cohesión social y política, según lo declaraba el Congreso de Educación de Cuba del año 1971: “El carácter patológico de desviación homosexual ha sido reconocido. Se ha llegado a la resolución que todas las manifestaciones de desviación homosexual serán firmemente rechazadas y se prevendrá su expansión”. El gobierno ha tenido que mantener su promesa a toda costa y además de los campos de reeducación, durante años se llevaron a cabo repetidas redadas a los cubanos gays, incluyendo arrestos, ataques, deportaciones masivas y la puesta en cuarentena durante los años 80 de los cubanos HIV+.

A pesar de su historia violenta y represora, el gobierno cubano ha tenido modestas actitudes positivas en las décadas desde la revolución, incluyendo la revocación de las leyes de sodomía del año 1979. La CENESEX en el año 1989 llevó los derechos trans al escenario nacional y el gobierno finalmente comenzó a permitir las operaciones de cambio se sexo en el país. Luego, en el año 1992, 21 años luego de la descriminalización de la sodomía, el gobierno decidió normalizar las leyes de edad de consentimiento, una suerte de igualización simbólica del sexo gay y hetero. Dos años más tarde, Castro describiría a la homosexualidad como algo “natural” y hace solamente unos meses atrás, el gobierno permitió la conmemoración del Día Internacional Contra la Homofobia.

Según un reporte acerca de los derechos humanos en Cuba realizado por el Departamento de Estado de los EE.UU del año 2007, “la discriminación social contra los homosexuales aún persiste, ya que la policía ocasionalmente patrulla las áreas donde se suelen congregar los gays”.

“No existe ninguna justificación para arrestar a un hombre por ser gay ya que la condición sexual no es considerada un crimen por nuestro código criminal”, asegura Guerra. Puede que esto sea verdad, que el gobierno no arreste a nadie por “ser gay”, pero eso no impide que la policía decida detener a activistas por otras razones, lo cual es una manera de mantener alejados a los adversarios por medio de esta fachada. Algunos dicen que la reciente actitud “aceptadora” del gobierno no es nada más que una simple manipulación política. Y probablemente tengan razón.

La Habana – (Queerty)
© Traducción de Esteban Rico para SentidoG.com
Fuente:
http://www.sentidog.com/article.php?id_news=22124