Unas 2.000 personas participaron de la VIII Marcha del Orgullo 2009

• “Jamás podrán callarnos” y otros lemas denunciaron al gobierno peruano, el más homofóbico de América.

• Marcharon más de 2.000 personas. Llamó la atención la presencia de cientos de lesbianas, travestis, transgéneros, transexuales, gays y bisexuales (LTGB) que no pertenecen a agrupaciones activistas.

• Convocatoria del Colectivo Marcha del Orgullo tuvo gran acogida, pese a la posición de algunas discotecas y personas LTGB de ver la Marcha “demasiado política”.

(Lima, 27 jun. 09).- Unas 2.000 personas participaron este año de la VIII Marcha del Orgullo 2009, cuyo lema principal este año fue “Jamás podrán callarnos”.

“El lema junto a la imagen de un puño en alto –como símbolo de unión y de lucha legítima– se eligieron en esta oportunidad con el fin de demandar tajantemente al gobierno por una serie de acciones que niegan y violentan los derechos de miles de personas lesbianas, travestis, transgéneros, transexuales, gays y bisexuales (LTGB)”, explicaron los voceros del Colectivo Marcha del Orgullo, organizador de esta Marcha.

La Marcha se inició aproximadamente a las 4 y 20 de la tarde y partió desde el Campo de Marte en el distrito de Jesús María. Desde allí, cientos de personas desfilaron con pancartas de denuncia al Estado –por sus múltiples atropellos – y ataviados en diversas vestimentas llamativas, como muestra de una amplia diversidad en la comunidad LTGB.

La multitud avanzó por las avenidas 28 julio y Garcilaso de la Vega, hasta llegar a Paseo Colón. Luego, lo hizo sobre el Paseo de los Héroes, hasta llegar al Palacio de Justicia, cuyas escalinatas fueron ocupadas por decenas de marchantes, como paradoja de una justicia que siempre les es adversa.

Minutos después, un grupo de mujeres lesbianas –encabezadas por la Unidad de Lesbianas y Bisexuales del Movimiento Homosexual de Lima (ULB-MHOL)– realizó una performance para sensibilizar al público sobre la violencia a la que están expuestas diariamente: luego de un disparo perpetrado por un sujeto, varias mujeres cayeron al piso, marcadas de un rojo que simbolizaba esa violencia que las vulnerabiliza día a día. “¿Hasta cuándo tu indiferencia? ¿Hasta cuándo solo vas a mirar?” fueron las arengas con las que exhortaban al público a tomar conciencia de esta realidad que viven muchas mujeres que tienen una orientación sexual distinta a la heterosexual.

Plausible fue también la presencia de universitarias y universitarios LTGB de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMS), Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV), Universidad de San Martín de Porres y Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), quienes coreaban lemas y arengas contra las actuales autoridades del país, por su inacción para proteger los derechos de las personas LTGB.

Al caminar de regreso sobre el Paseo Colón, otro grupo de mujeres lesbianas coreó vivas en honor de Alicia Delgado, artista folclórica que fue asesinada hace unos días, de una manera aún no esclarecida por las autoridades policiales. Las arengas en su honor fueron en reconocimiento a su relación lesbiana, que –como en el caso de miles de otras mujeres – no son aceptadas en el seno de sus propias familias.

La VIII Marcha del Orgullo 2009 culminó en el Campo de Marte, donde integrantes del Colectivo Marcha del Orgullo leyeron su pronunciamiento.

¿Qué le demandan al gobierno?

Entre aquellas acciones lamentables del gobierno están: su ineficacia frente a las torturas y asesinatos de personas LTGB (el 31 de mayo –por ejemplo– asesinaron a Papucha, una transgénero trabajadora sexual, en pleno Día Nacional contra la Violencia y Crímenes de Odio hacia esta comunidad) y frente al maltrato al que se exponen las personas LTGB cuando van a denunciar estos casos a las comisarías a nivel nacional.

Además, por avalar una política de odio y misoginia hacia las personas LTGB, al no incorporar un enfoque de diversidad sexual y de género en las estrategias para enfrentar el VIH/Sida.

Asimismo, por la vergüenza de tener un Plan Nacional de Derechos Humanos que no se implementa y por mentir en el informe del Examen Periódico Universal del Perú en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde señaló que el “derecho a la diversidad sexual forma parte del nuevo marco de referencia del gobierno peruano” –según el cual los derechos humanos aquí tienen primacía–.

El Perú se ha convertido, además, en el país más homo-lesbo-trans-fóbico de América, al ser el único del continente que no ha suscrito la Declaratoria de Francia, a favor de la despenalización universal de la homosexualidad (ver más en anexo).

Un video de la VIII Marcha del Orgullo lo encontramos en:
http://www.dailymotion.com/video/x9pta9_marcha-del-orgullo-gay-lgbt-2009-en_news

Celebrar la vida, a pesar de todo

Estas semanas nos encuentran en medio de múltiples conflictos, que nos dejan una secuela inaceptable de muertes humanas dolorosas e irreparables. Definitivamente los peruanos no hemos aprendido de las ásperas lecciones que nos dieron la vida y la historia, sobre todo en los últimos veinte o treinta años, y volvemos a recorrer los mismos caminos y a cometer los mismos errores que nos llevan cíclicamente a la violencia como instrumento para dirimir las diferencias.

Las experiencias del senderismo y el fujimorismo deberían habernos enseñado suficientemente los caminos alternativos a evitar: ni la barbarie de los juicios populares, ni el escuadrón de la muerte Colina; ni el petardismo de Abimael, ni el sultanismo de Montesinos. Pero no aprendemos. A estas alturas, ya está claro que corremos el riesgo de llegar nuevamente a eso si continúa la actuación irresponsable de políticos de todos los colores y niveles, y en primer lugar del gobierno, incapaces de ver más allá de su apetito inmediato de poder, para satisfacer intereses creados pero no precisamente el bien común.

Sin embargo, en medio del coqueteo necrófilo que es la política de estos días, aparece como un insólito y bienvenido rayo de luz una celebración de la vida. Pues el día de mañana, sábado 27 de junio, los colectivos que reivindican y defienden los derechos de las comunidades gay, lesbiana, travesti y transgénero saldrán a manifestar, como vienen haciéndolo desde hace ya varios años, para expresar el orgullo de ser quienes son: seres humanos con enormes ganas de vivir y de contribuir a la reforma de una sociedad marginadora, que ha sido y es particularmente mezquina y ruin con quienes representan la valiosa y valerosa vertiente humana que se identifica en la homosexualidad.

¿Valiosa y valerosa? ¿No crees que estás exagerando?, me amonestó alguien hace unos días. Pues, sí, me ratifico en ello. La vertiente homosexual de la humanidad ha sido y es excepcionalmente valiosa, y son innumerables los sabios, científicos y artistas que ha dado, desde Sócrates y Safo de Lesbos. Y a quienes duden del calificativo de valeroso, bastaría proponerles vivir solo un día de sus vidas afrontando el desprecio, el insulto, el ultraje; en suma: la violencia moral e incluso la violencia física y frecuentemente homicida, que implica ser homosexual en nuestra sociedad. Violencia que la mayoría heterosexual expresa cotidianamente bajo la forma de un animus jocandi destinado a matar de a pocos, a matar en vida, pero con una efectividad moral análoga al homicidio.

La cita es en el Campo de Marte, a las 3 de la tarde, y la convocatoria es para todos los que aman la vida.

Por Ronald Gamarra

http://www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20090626/18/pagina/3219

¿Política? ¿Qué tiene que ver eso con nosotros?

Estaba impresionado con las performance de Marco Zunino en “Cabaret”. El chape de Raul Zuazo (El Escritor) con su levante le salió perfecto. Lo gay y lo trans llenaron la atmosfera del Teatro Segura. Casi al final, una pregunta clave de Gisela Ponce, interpretando a Sally Bowles, resumía un dialogo de sordos, y hasta de ciegos: ¿Política? ¿Qué tiene que ver eso con nosotros? La Escena de fondo era la cámara de gas con sus amigos y amigas homosexuales muriendo asfixiados.

Mientras tanto, en las listas de Internet, y alguna prensa conservadora, se levanta una fuerte critica al Colectivo Marcha del Orgullo por llamar a la paz, la vida y el respeto a nuestras/os hermanas/os de nuestra amazonía; Se les critica por sentar posición ante un hecho que afecta a nuestro país; Se les critica por que al fin dejaron de mirarse el ombligo; Se les critica por ser solidarios; Se les critica por que están tratando de posicionarse políticamente.

Algunas discotecas de Lima decidieron no participar, porque no están de acuerdo en “la forma cómo el movimiento está pensando en política”. Se dejó correr un rumor, que algunas organizaciones no estaban dispuestas a apoyar a la marcha, y tampoco promover la participación de sus integrantes o trabajadores/as, porque “NO es posible que el movimiento tlgb peruano este pensando en política”.

NO, no podemos meternos en política, eso asusta, eso es para otros y otras, pero NO para nosotras y nosotros. NO podemos vigilar cómo pisotean nuestros derechos, nuestra ciudadanía, nuestra vida. NO podemos pedir que rindan cuentas sobre todo los recursos que se gastan en nuestra población -la llamada vulnerable- porque siempre seremos eso: VULNERABLES! Y si nos metemos en Política para querer cambiarlo, NO te voy a apoyar, porque la forma de política que proponemos no es la correcta, para un sistema donde las lesbianas, los gays, los y las trans, no tienen derechos iguales al resto.

¿Qué tiene que ver la política con nosotros? Mucho, pero no es cualquier política. Es diversa, inclusiva, que trata de ser firme pero que reconoce nuestras diferencias; que trata de nombrase creando identidades, sexualidades, géneros y, muchas, muchas letras. Se expresa gritando y cantando, marchando y bailando;  con el puno en alto o con tacones altos; con una bandera de arco iris o con un cartón que dice: ¡Soy Gay y Que!

Te esperamos este sábado 27 de junio en la Marcha del Orgullo, a la 1:00 pm. en el Paseo de la Peruanidad (Campo de Marte), en la ciudad de Lima; para que NO cierren las discotecas; para que las Organizaciones que velan por nuestros derechos puedan seguir trabajando; por la igualdad de derechos y oportunidades ante al Estado; por el trato con equidad en nuestra sociedad;  para que quienes NO fueron a la marcha miren como es nuestra POLITICA.

George Liendo

La Legitimidad del Aborto Terapeutico: En nombre del no nacido

Por: Fernando Vivas – Periodista

Se cometen barbaridades en nombre de los vivos, en recuerdo de los muertos y, en los últimos tiempos, en nombre de los no nacidos. El fundamentalismo cristiano se hinca ante la idea de que la expectativa de vida, por más embrionaria que sea, vale más que la vida misma. De ahí viene la gazmoñería de que el derecho del embrión pesa más que el de su madre y, por lo tanto, ¡esta no puede abortar aunque peligre su vida!

Este fundamentalismo misógino es responsable de dramas espantosos. Resulta que ha impedido que el Ministerio de Salud apruebe un protocolo médico para el aborto terapéutico que sí está permitido según el Art. 119 del Código Penal: “No es punible el aborto (…) cuando es el único medio para salvar la vida de la gestante o para evitar en su salud un mal grave y permanente”.

Los directores de hospitales, sin la cobertura de un protocolo, se paralizan de miedo y abandonan a sus pacientes, con fetos muertos o embarazos peligrosos, a la buena de Cristo que, por cierto, en la Biblia de los apóstoles no dice nada sobre los no nacidos. El dogma “pro vida” es un invento contemporáneo de la Iglesia para lidiar con los avances del feminismo y de la conciencia sobre los derechos reproductivos.

Primero fue el drama de Karen Llantoy quien, en el 2005, logró un fallo de la CIDH a su favor (el director del hospital Loayza que le negó el aborto, Max Cárdenas, es miembro del Consejo Nacional de la Magistratura); y ahora es una joven de 16 años, quien fue violada sistemáticamente, intentó suicidarse, se dañó la columna y si se le hubiera practicado una operación que implicaba que abortara, tal vez se hubiera salvado de quedar parapléjica. Sus abogadas han apelado a la justicia internacional.

Aunque el ministro Óscar Ugarte y el jefe del Gabinete Yehude Simon han dicho a las organizaciones feministas que habrá protocolo, no dan señas de aprobarlo. De ahí se deduce que es el presidente Alan García la única autoridad por encima de ellos quien quiere prolongar esta situación oscurantista.

A diferencia del lobby feminista, que es transparente, pues da cuenta de sus gestiones y hasta convoca conferencias de prensa, el lobby fundamentalista presiona en secreto y al más alto nivel. Su intolerancia ha provocado crímenes contra la vida.

http://www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/nombre-no-nacido/20090625/305497

Teen Rape Victim Files Case Against Peru in U.N. Committee

Government Continues to Refuse Women Access to Legal Abortion

Today, a 16-year-old Peruvian rape survivor who suffered devastating consequences after being denied an abortion filed a human rights petition against her government before the United Nations Committee on the Elimination of Discrimination against Women (CEDAW). The CEDAW Committee monitors states’ compliance with the Convention on the Elimination of All Forms of Discrimination against Women.  L.C., who wishes to remain anonymous, charges that Peru’s failure to implement measures that guarantee a woman’s ability to obtain essential reproductive health services in a timely manner, particularly legal abortion, not only violates the Peruvian Constitution, but international treaty obligations.
 
“Extreme human rights violations against women and girls, such as L.C., occur in Peru on a daily basis,” said Lilian Sepúlveda, regional manager and legal adviser for Latin America and the Caribbean at the Center for Reproductive Rights, who represents L.C. along with the Center for the Promotion and Defense of Sexual and Reproductive Rights (PROMSEX).  “As L.C.’s case illustrates, it is not enough to simply pass a law that permits access to abortion—-it is imperative that governments establish and enforce regulations that guarantee women are able to obtain those services and obtain them safely.”

 
In 2006, L.C., 13-years-old at the time, was repeatedly raped by a 34-year-old male who lived in her neighborhood, the district of Ventanilla, an impoverished section in the province of El Callao near the capital city of Lima.  By 2007, she learned that she was pregnant.  Desperate, L.C. attempted to commit suicide by jumping off the roof of a building next door to her house. 

 

Neighbors discovered her and rushed her to the hospital. After examining her condition and diagnosing an immediate referral to realign her spine, doctors refused to provide her with urgent care arguing that they could not operate on L.C. because she was pregnant. Even though Peru allows abortion in cases where the mother’s health and life are at risk, hospital officials failed to treat L.C.  L.C. eventually suffered a miscarriage because of the severity of her injuries. Several weeks after the miscarriage, four months after she was told she needed surgery, L.C. did undergo the spinal procedure, but was told shortly thereafter that the surgery would have little to no effect and that she would remain paralyzed.
 
“What happened to L.C. is a travesty.  Requiring a woman to carry a pregnancy to term when the pregnancy threatens her physical and mental health constitutes discrimination because it prioritizes her reproductive capacity over her health,” said Susana Chávez, director of PROMSEX.  “As a medical procedure sought only by women, the denial of a timely abortion constitutes discrimination.”
 
In 2002, the Center for Reproductive Rights filed a similar case against Peru before the U.N. Human Rights Committee (UNHRC).  In 2005, that committee ruled against Peru for failing to protect K.L., a young woman who was forced by state officials to carry to term a pregnancy with fetal abnormalities incompatible with life.  The UNHRC found that denying access to legal abortion violates women’s most basic human rights and ordered Peru to adopt the necessary regulations to guarantee access to legal abortion. The government has failed to abide by the decision.
 
Among other remedies, L.C. is asking that the Peruvian government acknowledge the human rights violation; provide L.C. with reparations, including physical and mental rehabilitation; and issue necessary measures so that no other woman is denied her right to comprehensive health care and therapeutic abortion.

Tomado de: reproductiverights.org

Joven demanda al Estado ante Naciones Unidas

Por negarse, a través del Minsa, a hacerle aborto terapéutico oportuno. Cuando tenía 13 años intentó el suicidio por abusos sexuales que padecía. Operación hubiera permitido que hoy no estuviera cuadrapléjica.

Redacción La República.
Una adolescente de 16 años demandó ayer al Estado peruano ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de las Naciones Unidas (CEDAW, por su sigla en inglés) por no permitirle someterse a un aborto terapéutico en el 2007 que hubiera impedido su invalidez permanente.

La menor, identificada por sus iniciales L.C., intentó suicidarse en 2007, cuando tenía 13 años, saltando desde un edificio debido a los constantes abusos sexuales que sufría.

Como consecuencia de la caída sufrió el desprendimiento de la sexta cervical y un desplazamiento de la médula espinal. De inmediato fue trasladada al Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión del Callao donde se descubrió que estaba embarazada.

Una decisión fatal

“Los médicos después de examinar su estado su salud y diagnosticar que urgentemente se le hiciera una intervención quirúrgica a su columna, para asegurarse de que las heridas pudieran ser sanadas y que el daño causado no sea permanente, decidieron no hacer esta intervención porque estaba gestando”, dijo Lilian Sepúlveda, representante del Centro de Derechos Reproductivos.
L.C. tuvo poco después un aborto espontáneo producto de las lesiones y fue operada de la espina dorsal, pero los médicos le comunicaron que quedaría parapléjica.

Sepúlveda subrayó que, como resultado de la negativa del Estado a interrumpir su embarazo, L.C. “no va a poder volver a caminar y depende por completo de la ayuda de su familia y personas cercanas para poder sobrevivir”.

El aborto terapéutico, al que se somete una mujer cuando su embarazo pone en riesgo su vida o su salud física o mental, es legal en Perú desde 1924, aunque aún no se ha aprobado un protocolo que lo regule.

Demanda internacional

Por ello, L.C. llevó el caso ante la instancia internacional para que se le reconozca la violación de sus derechos humanos básicos, se le indemnice por los daños físicos y mentales ocasionados como consecuencia de la negativa de los médicos a interrumpir su embarazo y se promulgue una reglamentación sobre el aborto terapéutico, explicó Sepúlveda.

En ese sentido, Susana Chávez, directora del Centro de Defensa y Promoción de los Derechos Sexuales y Reproductivos, indicó que esta demanda busca además que L.C. goce de las condiciones necesarias para rehabilitarse, pues requiere de servicios de educación y asistencia médica para resarcir un proyecto de vida prácticamente anulado.

La demanda, aunque no es el punto central de lo exigido, incluye la sanción a los médicos involucrados en el caso. “Pero no vamos contra las personas sino que el punto central es la deficiencia del sistema sanitario”, añadió.
El violador de L.C,  Jonnhy Cosme Ramírez (35), se encuentra preso en el penal Sarita Colonia y la Fiscalía pidió una pena de 35 años.

Claves

Fatal. El abogado de la familia, Valerio Palacios, indicó que el Colegio Médico, en su momento, emitió un informe en el que concluía que la salud física y mental de la joven estaba en grave riesgo si no se interrumpía el embarazo.

Caso. El de L.C. es el

Demanda al Estado por no permitir aborto terapéutico

Adolescente vive postrada en una cama luego de 22 semanas de gestación.

Indignación e impotencia. Dos términos que definen la situación actual de la adolescente L.C. (16), quien demandará al Estado peruano ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de las Naciones Unidas (CEDAW, por sus siglas en inglés) por no haberle permitido la práctica de un aborto terapéutico.

La menor fue violada en reiteradas ocasiones por dos sujetos en el año 2006, por lo que salió embarazada. Ella trató de quitarse la vida lanzándose desde el techo de su casa, pero no logró su cometido al ser auxiliada por los bomberos.

Susana Chávez, representante del Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex), manifestó que la menor fue llevada al hospital Daniel Alcides Carrión del Callao, donde se descubrió que tenía seis semanas de gestación.

Necesitaba operación
Los médicos, según Chávez, determinaron que la adolescente necesitaba una operación correctiva de la columna, pero no efectuaron la intervención quirúrgica por su estado de gravidez y la mantuvieron en una cama, sin hacerle un tratamiento para recuperar sus lesiones. A las 17 semanas de gestación, L.C. sufrió un aborto espontáneo y fue sometida a una operación después de tres meses y medio de requerir de esa urgencia médica. Actualmente, padece infección urinaria, incontinencia fecal y cuadro depresivo, por lo que está postrada en una cama.

Ella requiere de alimentos líquidos (600 miligramos al día), uso de pañales desechables y sondas para estabilizarla.

La representante de Promsex manifestó que el Estado peruano no ha tomado acciones contra los responsables. Planteó la idea de implementar el aborto terapéutico en el Seguro Integral de Salud.

Por su parte, Lilian Sepúlveda, representante del Centro de Derechos Reproductivos, señaló que pedirán que el Estado asuma la reparación de los daños físicos y emocionales que sufrió la joven.

De otro lado, el abogado de la familia, Valerio Palacios, señaló que la persona que atentó contra la integridad de L.C., responde al nombre de Johnny Cosme Ramírez y actualmente se encuentra recluido en el penal del Callao (ex Sarita Colonia), donde cumple una condena de 35 años.

Segundo caso
La menor es la segunda persona que denuncia al Estado peruano por no permitírsele dicho procedimiento médico, a pesar de ser legal desde 1924.
EXPRESO intentó comunicarse durante toda la tarde de ayer con funcionarios del hospital Daniel Alcides Carrión, pero en el citado nosocomio manifestaron que no había ninguna persona autorizada para responder sobre la denuncia de la adolescente. Voceros del gobierno regional del Callao, que en la actualidad tiene a su cargo ese centro médico, refirieron que en el 2006 la administración no estaba a su cargo.
Javier MEDINA

El dato
En el Perú, el aborto terapéutico es legal. El artículo 119 del Código Penal, señala lo siguiente: “No es punible el aborto practicado por un médico con el consentimiento de la mujer embarazada o de su representante legal, si lo tuviere, cuando es el único medio para salvar la vida de la gestante o para evitar en su salud un mal grave permanente”.

Fuente: expreso.com.pe

Ministerio de Salud le truncó la vida a los 13 años

Intentó suicidarse al quedar embarazada tras ser violada. Luego médicos le negaron un aborto terapéutico.

Lima |  Le destruyeron la vida cuando apenas tenía 13 años. Tras quedar embarazada producto de una violación sexual, L.C. intentó suicidarse lanzándose desde el techo de su casa, en Ventanilla.

No logró su cometido, pero sufrió severas lesiones en la columna. Fue entonces cuando el destino se volvió a ensañar con ella.

Los médicos del Hospital Daniel Alcides Carrión le comunicaron a su madre que la adolescente requería una operación urgente, pero que no se la podían hacer porque estaba embarazada. Entonces se intentó recurrir al aborto terapéutico, legalizado en nuestro país, pero esto no fue tomado en cuenta por los llamados profesionales de la salud, quienes se negaron a intervenirla quirúrgicamente.

Hoy, L.C. tiene 16 años. Las graves lesiones hicieron que perdiera espontáneamente a su bebé y recién después de ello la operaron, con resultados negativos. Ahora se encuentra postrada en una cama sin oportunidad de llevar una vida normal.

UNA PESADILLA. Esta es la terrible historia de una adolescente a quien quizá por sus condiciones económicas nunca le reconocieron su derecho a elegir, su derecho a estudiar o quizá simplemente a reír.

En la actualidad, L.C. requiere de una rehabilitación intensiva.

Presenta insensibilidad en el 90% de su cuerpo, no controla esfínteres y le tienen que practicar cuatro cateterismos al día para eliminar heces y orina.

Pese a la pesadilla que vive, ahora sólo espera que a nadie más le suceda lo que a ella. Apoyada por su madre e instituciones como el Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex), así como su abogado Valerio Palacios, demandará al Estado por no permitirle un aborto terapéutico.

Esta demanda será presentada ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de las Naciones Unidas (CEDAW, por sus siglas en inglés).

“Esperamos que se declare la responsabilidad internacional del Estado Peruano por haber vulnerado los derechos de L.C., además de exigir que sea el mismo Estado el que inicie una investigación para sancionar a los responsables. Planteamos un reconocimiento para que ella goce de las condiciones necesarias para rehabilitarse”, sostuvo Susana Chávez, directora de Promsex.

yoice pacori

Fuente: correoperu.com.pe

Litigios y argumentos

Por Mariana Carbajal

“Se ha litigado muchísimo en la región en los últimos años, no sólo en la Argentina, contra la anticoncepción de emergencia y también contra todos los demás métodos, con excepción del de Billings aceptado por el Vaticano. Los argumentos viajan de un país a otro”, indicó a Página/12 la abogada chilena Lidia Casas Becerra, profesora asociada de la Universidad Diego Portales de Santiago, del país vecino, quien viene estudiando el fenómeno reaccionario en Latinoamérica.

Casas Becerra estuvo en Buenos Aires y conversó con este diario. En los últimos años publicó diversos estudios de legislación y jurisprudencia sobre derechos sexuales y reproductivos y violencia.

–¿En qué países se han presentado demandas para obturar el acceso a derechos sexuales y reproductivos?

–Hay un patrón de presentaciones judiciales contra la salud sexual y reproductiva en el continente. Hay demandas en Uruguay, Colombia, México, Ecuador, Costa Rica, Perú, Chile, y antes las hubo en los Estados Unidos y también en Canadá, y en Reino Unido. Esta estrategia de judicialización ha ido permeando en toda América latina. Hay una oposición fundamentalmente católica, súper activa, que utiliza los tribunales como el gran foro de discusión en materia de autonomía sexual. En Chile, esto queda muy claro en la última discusión del Tribunal Constitucional que es una vergüenza nacional. A partir de la presentación de un grupo de legisladores de la derecha, el Tribunal Constitucional prohibió la entrega en hospitales públicos de la anticoncepción hormonal de emergencia. Pero se puede comprar en las farmacias y los sistemas privados no están impedidos de informar sobre ese método y prescribirlo. Esta presentación es muy similar a la que se hizo en la Argentina, que llegó a la Corte Suprema en 2002 (ver nota central). En el caso chileno, la demanda iba también contra la entrega de información a los adolescentes y contra el dispositivo intrauterino. Era un paquete de resistencia muy amplio que se proponía discutir lo que en Chile teníamos instalado desde la década del 60. La mitigación del daño fue que solamente el fallo se concentró en la AHE y no tocó ni el DIU y en materia de adolescentes fue muy interesante: por unanimidad sostuvo que la entrega de los servicios debe hacerse en confidencialidad. Es interesante dado el cariz conservador del tribunal.

–¿Quiénes financian a las organizaciones antiderechos en estas presentaciones?

–En el caso de Chile hay una relación muy estrecha con los grandes grupos económicos, muchos de cuyos principales exponentes son Legionarios de Cristo o miembros del Opus Dei. Son donantes muy ricos. Si alguna vez se consideró que el activismo judicial era de los sectores de izquierda, para reclamar por derechos humanos y derechos económicos, sociales y culturales, hoy día nos encontramos con otros sectores de la sociedad latinoamericana que también utilizan los mismos foros judiciales, sabiendo además que son más cercanos a sus posturas, porque son conservadores. Es una arena súper movediza, además, porque algunas de las medidas que se adoptan en la región en materia de salud sexual y reproductiva son a nivel de reglamentaciones administrativas, entonces, dependen mucho de la autoridad política de turno: cambió el presidente, cambió el ministro y cambiaron las circunstancias en virtud de las cuales esto se puede o no se puede hacer.

Fuente: pagina12.com.ar

¿Una mesa de diálogo para la Católica?

Autor: Moises Lemlij
Debido a los acontecimientos de Bagua, para muchos ha pasado desapercibido el comunicado del Arzobispado de Lima anunciando la supuesta derrota sufrida por la Universidad Católica, a la que se ha denegado la acción de amparo que había interpuesto ante el ilegal intento de Cipriani de intervenir en su administración. Lo que no dice es que la Católica ha llevado el caso al Tribunal Constitucional para defender el derecho a la autonomía universitaria consagrado en la Constitución.Este asunto nos concierne y preocupa a miles de personas, no solo a las autoridades, alumnos, ex alumnos y profesores como yo, sino también a quienes piensan que la libertad de pensamiento es fundamental para la vida en democracia.

La PUCP es una de las 25 mejores universidades de América Latina y está en el ranking de las mejores del mundo, por delante de instituciones que tienen un presupuesto mucho mayor.

Esto es el fruto de una correcta administración y de una independencia académica que le permite reclutar, sin prejuicios, a lo mejor de la intelectualidad peruana para su plana docente, con el apoyo de los anteriores arzobispos de Lima, quienes aprobaron su gestión y respetaron la libertad de cátedra.

La PUCP brinda formación en teología coordinada con el Episcopado peruano, cuenta con una capilla y un centro pastoral; además, varios sacerdotes y monjas pertenecen a su comunidad educativa.

Por si fuera poco, cinco representantes del Episcopado forman parte de su Asamblea Universitaria. Todo esto demuestra que aun cuando existe en ella una irrestricta libertad de pensamiento, asociación y culto, tal como lo manda nuestra Constitución, no deja de ser una universidad católica.

¿Por qué entonces el afán interventor del arzobispo de Lima? No hay duda de que se propone controlar la universidad para imponer la ideología del sector más conservador de la Iglesia Católica que él lidera, vetar a ciertos docentes, censurar los contenidos académicos e impedir algunas actividades en el claustro universitario que considera… ¿“una cojudez”?

En nuestro país, la Iglesia Católica es una de las instituciones con mayor credibilidad entre los ciudadanos, por lo que se suele apelar a ella como mediadora en situaciones de conflicto social.

Hoy mismo, la Conferencia Episcopal forma parte de la mesa de diálogo entre los nativos y el Gobierno que buscará encontrar una salida consensuada al conflicto de la Amazonía.

Sobran ejemplos del espíritu eclesiástico conciliador, como los de monseñor Cabrejos, Monseñor Bambarén o del padre Garatea, conocidos promotores de la cultura de diálogo.

Resulta inaudito que el primado de la Iglesia Católica peruana esté promoviendo la discordia entre su propia grey. Le vendría bien el consejo de moda: menos arrogancia y más voluntad de diálogo.

Fuente: peru21.pe