Educación que apunta al cambio. Loreto. Nuevas técnicas de enseñanza

Proyecto enseña a nativos shawis uso de instrumentos andinos de conteo. Educación bilingüe intercultural en el Perú sigue sufriendo graves retrasos.

Por: Ricardo León

En la comunidad de Fray Martín (a ocho horas por río desde el puerto de Yurimaguas) la escuela es el centro de todo. Fue construida por los propios padres de familia y el aniversario del colegio es más importante que el de la propia comunidad. De hecho aquí se toman las principales decisiones.

Sin embargo, un día cualquiera en estas aulas es una postal de la marginación. En esta escuela, que funciona bajo el sistema de Educación Intercultural Bilingüe (EIB), un único profesor debe encargarse de varios grados de primaria y lo mismo en secundaria, debido a que a los docentes no los nombran y, si son nombrados, llegan meses después de iniciado el año escolar debido al atraso en la asignación de viáticos y a las distancias.

La situación puede explicarse también a base de estadísticas: de acuerdo con la Evaluación Censal del 2008, el 46% de los docentes que forma parte de la EIB no tiene una formación bilingüe. Además, el 59% de ellos habla una lengua distinta a la de la zona donde enseña.

SISTEMA MEJORADO
Uno de los proyectos de desarrollo de la educación bilingüe intercultural llevados a cabo en esta parte de la región Loreto lo dirige la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid).

Este proyecto, dirigido a unos mil docentes y más de 8.200 alumnos de primaria y secundaria —además de los padres de familia y director de las unidades de gestión educativa local—, se concentra en el uso de herramientas como el quipu y la yupana (una tabla de conteo), utilizados por los incas y que ahora sirven para reforzar la educación matemática en comunidades amazónicas como las de los shawis, así como en pueblos aguarunas.

“La idea es desarrollar el pensamiento lógico y la resolución de problemas. La suma se enseñaba antes como algo mecánico, sin opción de usar la lógica”, explica Andrés Chirinos, antropólogo a cargo del proyecto de la Aecid. Ahora —agrega Chirinos— en los talleres con docentes y alumnos shawis se aplica la numeración en lo cotidiano. “Los shawis emplean la simetría: hay río arriba y río abajo, se toman los vasos de masato de dos en dos; ellos creen en las paridades, la matemática está en su vida”, sostiene.

También se ha desarrollado un sistema de recuperación de la tradición oral shawi, en base a concursos de cuento. Estos cuentos son luego convertidos en libros bilingües. Es la única manera de no perder esa valiosa fuente cultural.

CAMBIOS A LA VISTA
José Púa Pizango es shawi. Él trabaja para la Aecid capacitando a maestros de su misma etnia. Cuenta José que la primera vez que llegó a una comunidad a explicar el proyecto, pensaron que era funcionario del Ministerio de Educación y lo retuvieron por varias horas: le exigían que destinara maestros a las escuelas. Mucho le costó convencer a los padres de familia de que él no trabajaba para el Estado.

Más de tres años después de iniciado el proyecto, José nota el cambio. “No es fácil; en el camino nos encontramos con problemas. Pero el cambio se siente”, comenta. Por lo menos algunos escaparán de las dolorosas estadísticas. Esa es la meta principal.

SEPA MÁS
Aunque el quipu lo utilizaron básicamente los incas, el uso de la yupana sí se difundió en diversas regiones del país.

La yupana funciona como una calculadora, pues permite hacer cálculos de cifras grandes.

El sociólogo Sigfredo Chiroque, miembro del Instituto de Pedagogía Popular, sostiene que “la interculturalidad y el bilingüismo están legalmente establecidos por ley en el Perú, pero se ha avanzado poco, y es un grupo minoritario el que los impulsa”.

Fuente: http://elcomercio.pe

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *