“El debate sobre el Aborto Legal es una deuda de la Argentina”

María Cristina Díaz es la segunda candidata a diputada provincial por Proyecto Sur. En diálogo con Sin Mordaza, contó cómo, entre otras propuestas, el debate por el aborto legal será uno de los ejes de su trabajo.

“En el año 2005 se lanzó la Campaña Nacional por la despenalización y legalización del aborto. En ese entonces la constituían pocas mujeres y organizaciones. Hoy está compuesta por casi 300 organizaciones y agrupaciones de mujeres, cada vez se discute más a nivel académico. Hasta hace unos años era un tema muy controvertido, pero hoy en día creemos que ya es un tema para debatirlo. Hubo plenaria hace poco donde se invitaron a instituciones académica con trayectoria en el tema de los derechos humanos y cada vez hay más sumatorias”, señaló Ma. Cristina Díaz.

La candidata que acompaña a Carlos Del Frade, agregó que “se va a hacer una solicitada con respecto al tema del aborto. Es una deuda pendiente que tiene la Argentina con las y los argentinos. Y bueno, el lema de la campaña es primero Educación Sexual para decidir; segundo, anticonceptivos para no abortar; y tercero, aborto legal para no morir”.

“Nosotros no les decimos a las mujeres ‘vayan y aborten’. De ninguna manera, todo lo contrario: les decimos que se cuiden, que no pasen por esa situación traumática para muchas. Pero lamentablemente, sabemos que este tema está impregnado de una doble moral. La mujer, por diferentes motivos, necesita abortar. Las que lo hacen en las peores condiciones son las mujeres humildes. Se calcula que hay unas 100 mujeres por año que mueren por abortos mal practicados. Tengamos en cuenta que desde el punto de vista médico, hay un subregistro de certificados médicos, que no se pone la palabra ‘aborto’. Esto también ha sido denunciado por muchas militantes, sobre todo del noroeste argentino”, indicó.

“Se ha dicho que existen 500 mil abortos clandestinos al año. Y son cifras que fueron publicadas por el Ministerio de Salud de la Nación. Y hasta ahora, nadie las ha rebatido. Así que queremos seguir trabajando en este temática”, explicó Díaz.

Fuente: http://www.sinmordaza.com/

Vaginas jovencitas

De manera bastante frecuente escucho que las personas afirman que no hay que genitalizar la sexualidad. Sin dejar de ser cierto que la sexualidad abarca mucho más que los órganos genitales de las personas, el placer sexual sí nos remite a estos, ya que sin su buen funcionamiento difícilmente podremos hablar de una sexualidad plena.

Por ello me animo a escribir este artículo para hablar sobre el rejuvenecimiento vaginal, una cirugía que está permitiendo a muchas mujeres revertir los efectos adversos que pueden tener los partos vaginales y/o el paso del tiempo sobre la estructura y funcionamiento de su vagina y, con ello, sobre su bienestar sexual.

Esta cirugía es, hoy, uno de los avances tecnológicos más importantes para permitir que miles de mujeres puedan recobrar la confianza sobre su propio cuerpo y sobre el establecimiento de relaciones sexuales placenteras, ya que el buen funcionamiento genital en las mujeres es también importante para ello.

Un poco de información sobre esta cirugía: el llamado rejuvenecimiento vaginal es el procedimiento quirúrgico que se realiza con la finalidad de reconstruir la vagina y el periné (parte posterior de la vagina) y busca reducir el ensanchamiento de la misma, recuperar su tonicidad, así como revertir el ocultamiento del clítoris y el agrandamiento de los labios vaginales, lo cual, como se puede imaginar, son condiciones que interfieren en la actividad sexual placentera de la mujer y también de su pareja.

Mujeres que se han beneficiado con este procedimiento testimonian sobre el cambio radical que ha significado en sus vidas el reencontrarse de manera placentera con su propio cuerpo. La vergüenza y las excusas para evitar las relaciones sexuales por esta razón disminuyeron considerablemente y permitieron en ellas una actitud más proactiva en la búsqueda del placer sexual.

Sin duda debemos alentar que procedimientos como estos -que le cambian la vida a las personas y, especialmente, a las mujeres, que bastantes problemas han tenido con redefinirse como seres sexualmente activos- se democraticen y pasen en un futuro no tan lejano a ofrecerse en sistemas de salud más al alcance y sin distinciones.

No quisiera dejar de notar que el martes 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer, que nos devuelve la mirada y la esperanza en que este mundo puede ser un mejor espacio, incluso en lo sexual, también para las mujeres.

*Centro de promoción y defensa de los derechos sexuales y reproductivos
rossina@promdsr.org   

Fuente: http://www.larepublica.pe/

Poco por celebrar

En sus cumpleaños, mi padre –un gran médico– decía con la ironía burlona propia de su profesión: “Un año más de vida es un año menos de vida, no hay nada que celebrar”. Reíamos juntos de la broma, aunque sabíamos que encerraba una gran verdad. En la misma línea podemos preguntarnos si vale la pena conmemorar el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer. Fecha que por cierto recién se creó en 1977, cuando mucha agua había pasado bajo el puente. Las luchas femeninas permitieron obtener mejoras laborales y sociales. Pero hasta hoy el salario de la mujer –en el mundo entero– sigue siendo menor que el del varón –sabe Dios por qué fálica razón–, y la maternidad conspira contra su derecho a trabajar. Se vuelve un verdadero impedimento; por lo general, los empleadores consideran que el embarazo es laboralmente poco productivo.

No dudamos de que hemos avanzado gracias al señalamiento y a la protesta que millones de mujeres realizaron a lo largo de la historia. Y como todo en la vida, a los países desarrollados les va bastante mejor, en cuanto a derechos se refiere, que a los poco desarrollados. En el Perú la situación no es de mucha celebración. El embarazo adolescente se incrementa, creando generaciones que vivirán en el infortunio. Los sucesivos gobiernos poco hacen por acoger a este grupo de jóvenes. ¡Es más, la ley permite las relaciones sexuales a partir de los 18 años! Entonces tenemos padres, madres, hijos y sexo ilegales. Lo que conlleva a que no tengan acceso a campañas de planificación familiar, a anticonceptivos. En suma, no existen para el Estado pero procrean.

La trata de menores, aunque sea rara la palabra, se ha visibilizado y las cifras de la selva son aterradoras. No conocemos de lugares donde se pueda denunciar y a los gobiernos no parece preocuparles mucho esta situación. Según cifras del Instituto de Medicina Legal, 26 mil mujeres al año denuncian una violación. Si se quiere conocer la verdadera realidad, multiplique por cuatro y tendrá 104 mil. Suena absurdo, pero así es, denunciar puede terminar en una humillación grande y está prohibida la repartición de la píldora del día siguiente en los servicios de salud pública. Quien tenga dinero puede comprarla, el sexo en el libre mercado. La violencia familiar es una desgracia en el planeta Tierra y conlleva al feminicidio. La agresión física del varón hacia la mujer es un hecho que se repite desde que el mundo es mundo. Y no hablemos de la violencia psicológica que puede ser tan dolorosa y cruel como el más rudo de los golpes. Se podría avanzar más en el Perú si quienes llegan a los diversos estratos del poder no tuvieran el machismo impreso en el cerebro. La mayoría fue educada por mujeres quienes, sin notarlo, transmiten valores nocivos para las descendientes de Venus.

Fuente: http://elcomercio.pe/

Propuesta de contenidos en salud sexual y reproductiva para incorporar en currículos de pre y posgrado

La sexualidad y la reproducción son aspectos naturales y preciosos de la vida y parte esencial y fundamental del ser humano. Para que las personas logren el más alto estándar de salud, deben primero empoderarse para ejercer sus decisiones en cuanto a su vida sexual y reproductiva y por tanto deben sentir confianza y seguridad para expresar su propia identidad sexual. En la actualidad, la discriminación, el estigma, el temor y la violencia sexual plantean amenazas reales para muchas personas, en particular para las adolescentes. Estas amenazas y las acciones que desencadenan, las que varían en su naturaleza desde el desaliento hasta las amenazas contra la vida, impiden que muchas personas puedan ejercer sus derechos sexuales y reproductivos y alcanzar su salud sexual y reproductiva.

Desde El Cairo, los derechos sexuales y reproductivos son reconocidos como componentes de los derechos humanos; son un conjunto de derechos en evolución relacionados con la sexualidad y la reproducción, que contribuyen a la libertad, igualdad y dignidad de todas las personas; y que no pueden ser ignorados.

No se debe transigir cuando se trata de reducir el estigma y mejorar el acceso a los servicios, así como para aumentar el reconocimiento de la sexualidad y la reproducción como aspecto positivo de la vida humana.

Las mujeres son nuestra principal preocupación, porque en nuestros países aún encuentran serias dificultades para desarrollar su proyecto de vida y para alcanzar un trato igual y digno respecto a los hombres de nuestra sociedad. Además, dentro de esta perspectiva, atraen nuestra atención, los grupos marginados como la gente joven, las personas transgénero, y las etnias tradicionalmente postergadas.

No obstante que nuestros países son signatarios de convenios internacionales en que se reconoce la importancia de alcanzar la salud sexual y reproductiva de todas las personas, sin embargo esto no se traduce aún en la formación de nuestros recursos humanos que deben cuidar la salud. Los contenidos de salud sexual y reproductiva aún no han sido lo suficientemente desarrollados en las instituciones académicas, para garantizar una prestación de servicios integral a las personas y por ello es que observamos aún una fecundidad no satisfecha, deficiencias en el acceso a la educación sexual y a los métodos anticonceptivos, altas tasas de mortalidad materna, incremento en las tasas de infecciones de transmisión sexual y sida, aumento de las cifras de violencia contra la mujer, particularmente la violencia sexual y altas cifras de femicidio.

Habiendo sido detectada esta dramática realidad y luego de sucesivos acuerdos al interior de los Talleres de Derechos Sexuales y Reproductivos, desde FLASOG se ha impulsado un reconocimiento de estas deficiencias y por tanto es nuestro deber responder a esos requerimientos. Este hecho estimuló la convocatoria de un grupo de expertos a una Reunión Técnica en la ciudad de Lima que designaron a tres distinguidos/as maestros/as universitarios/as para entregarles el encargo de redactar esta propuesta, la misma que ha sido revisada por la totalidad del Grupo y luego de las enmiendas y correcciones que se dieron, finalmente aparece esta versión, la misma que es ofrecida, a través de las sociedades científicas afiliadas a FLASOG, a las Facultades y Escuelas de medicina, para que consideren la pertinencia de incorporar estos contenidos dentro de sus currículos y planes de estudio, en la seguridad de estar dando respuesta responsable a una demanda sentida en la salud de hombres y mujeres latinoamericanos.

Nuestro sincero agradecimiento a los ilustres colegas Dr. Pio Iván Gómez de Colombia, Dra. Silvia Oizerovich de Argentina y Dra. Luz Jefferson de Perú por haber entregado su gran experiencia y profundo conocimiento de la Salud Sexual y Reproductiva en la elaboración de este texto.


Propuestacontenidosenssyrrcurriculospreyposgrado.pdf
Propuestacontenidosenssyrrcurriculospreyposgrado.pdf

Aprendiendo y educando con inclusión

En los últimos años en el Perú, se ha reiniciado un proceso a favor de una educación sexual integral para niñas, niños y adolescentes, desde el Ministerio de Educación (Minedu).

En el año 2008, el Minedu publicó los Lineamientos Educativos y Orientaciones Pedagógicas para la Educación Sexual Integral. Manual para Profesores y Tutores de la Educación Básica Regular, que reflejó el compromiso del sector para contribuir en la formación de las y los estudiantes sin exclusiones, al favorecer la transmisión de conocimientos, capacidades, actitudes y valores que hagan posible su desarrollo integral y el logro de sus proyectos de vida; para desarrollar aprendizajes significativos en pro de una sexualidad saludable, placentera y respetuosa. Dos años más tarde, con el apoyo del Fondo Mundial, el Minedu ha iniciado la implementación del Programa de Educación Sexual Integral para Docentes Líderes 2010 en 12 regiones del país, mediante la formación de docentes y especialistas.

Por su parte, Aprendiendo y Educando con Inclusión. Guía de Consulta sobre Sexualidad, Diversidad Sexual y Derechos Humanos para Docentes de Educación Básica Regular promueve una educación sexual inclusiva basada en el respeto a los derechos humanos de todas las y los estudiantes; una educación que no debe aceptar ninguna razón o condición de discriminación, ni de vulneración de derechos en los centros educativos.

¿Cómo lo hace? Al enfocarse en visibilizar una realidad existente y que muchas veces no se toma en cuenta: la existencia de adolescentes y jóvenes al interior de las instituciones educativas con orientaciones sexuales e identidades de género diferentes a la heterosexual, y que sufren discriminación y maltrato por esta condición. En la última década, precisamente, se han dado a conocer algunos casos de discriminación y violencia a causa de la orientación sexual o la identidad de género de algunas personas, como el despido de una profesora universitaria por el hecho de ser lesbiana, las amenazas de expulsión a escolares debido a su orientación sexual homosexual y el suicidio –en el 2009– de un niño huancaíno de 11 años –de iniciales A.N.H.– a causa del acoso homofóbico de sus compañeros de aula.

Con esta guía, las y los docentes obtendrán información actualizada y científica para comprender una serie de aspectos sobre la sexualidad de las y los adolescentes y de jóvenes con orientaciones sexuales o identidades de género diferentes. Además, encontrarán información sobre el marco normativo internacional y nacional que ampara sus derechos, así como algunos recursos metodológicos para enfrentar situaciones de acoso escolar o bullying homofóbico, lesbofóbico y transfóbico, a nivel individual y al interior del aula.

Esperamos, por lo tanto, que esta guía se convierta en un instrumento de consulta que permita aclarar dudas y brindar mayores luces para fomentar la educación sexual integral sin exclusiones de ninguna índole. Hacerlo así será un paso importante hacia el logro de una sociedad más equitativa y justa.

aprendiendo-educando-con-inclusion-espanol.pdf
aprendiendo-educando-con-inclusion-espanol.pdf

Vaginas jovencitas

e manera bastante frecuente escucho que las personas afirman que no hay que genitalizar la sexualidad. Sin dejar de ser cierto que la sexualidad abarca mucho más que los órganos genitales de las personas, el placer sexual sí nos remite a estos, ya que sin su buen funcionamiento difícilmente podremos hablar de una sexualidad plena.

Leer más

Aprendiendo y educando con inclusión (versión quechua)

Con esta guía, las y los docentes obtendrán información actualizada y científica para comprender una serie de aspectos sobre la sexualidad de las y los adolescentes y de jóvenes con orientaciones sexuales o identidades de género diferentes. Además, encontrarán información sobre el marco normativo internacional y nacional que ampara sus derechos, así como algunos recursos metodológicos para enfrentar situaciones de acoso escolar o bullying homofóbico, lesbofóbico y transfóbico, a nivel individual y al interior del aula.

Esperamos, por lo tanto, que esta guía se convierta en un instrumento de consulta que permita aclarar dudas y brindar mayores luces para fomentar la educación sexual integral sin exclusiones de ninguna índole. Hacerlo así será un paso importante hacia el logro de una sociedad más equitativa y justa.