Presentan guía contra el bullying homofóbico

Publicación. Está dirigido a docentes de nivel secundario. Para que sepan cómo actuar frente a esta agresión. Unesco y Minedu reconocen el aporte de esta herramienta para tratar la diversidad sexual. Una publicación pionera en el Perú.

Leer más

Factores relacionados con el embarazo y la maternidad en menores de 15 años en América Latina y el Caribe

La población de América Latina y El Caribe ha cambiado en su estructura durante las últimas décadas, sin embargo los/as adolescentes constituyen una proporción importante de esa población, que supera el 20%.

En una sociedad con patrones culturales tradicionales, como la latinoamericana, ni la familia, ni la escuela, ni en general la sociedad acepta fácilmente la idea de la sexualidad en la adolescencia. Por esa razón no se educa a los adolescentes sobre la vida familiar o sexual, solamente se les da una educación insuficiente y sin relación con sus necesidades reales. Asimismo, las adolescentes raramente acceden a los servicios de salud reproductiva y anticoncepción.

La sexualidad de las adolescentes se caracteriza por la dificultad de acordar un modelo de comportamiento con sus parejas, así como por relaciones inestables, conflictos emocionales, secretos, actitudes rebeldes y, con frecuencia, relaciones sexuales no protegidas, especialmente en los primeros momentos de su actividad sexual. Asimismo, las adolescentes se ven expuestas con frecuencia a la Violencia Basada en Género (VBG) y especialmente a la violencia sexual. Consecuencia de estas condiciones, muchos embarazos no deseados se producen en el curso de la adolescencia, cuando las muchachas y sus parejas inician su actividad sexual sin tener en cuenta la necesidad de la anticoncepción, o sin haber tenido acceso a servicios apropiados.

Con frecuencia las adolescentes en América Latina no usan métodos anticonceptivos, a pesar que una importante proporción de ellas los conoce. Es preocupante que muchas de las que usan el método del ritmo no conozcan adecuadamente el período fértil.

Las tasas de fecundidad de las adolescentes no han disminuido en forma importante durante los últimos 20 años. Mientras que la fecundidad en las adultas disminuye por el uso de métodos anticonceptivos, en las adolescentes sucede principalmente por la postergación de la primera unión, o se mantiene más o menos estable.

En América Latina y El Caribe existe una proporción importante de jóvenes que inician precozmente su vida sexual en condiciones no planeadas y no adecuadas, lo que deriva en una alta proporción de embarazos no deseados, así como en un mayor riesgo de contraer ITS/VIH/Sida. Muchos de los embarazos que ocurren en niñas menores de 15 años son producto de una violación sexual, practicada por integrantes de la familia o personas allegadas a la misma.

En 1993 UNICEF reportó que en el Perú, el 60% de los embarazos en niñas de 12 a 14 años tenía su origen en el incesto o en la violación, constituyéndose en una manifestación extrema del abuso sexual. De otro lado, en un grupo focal realizado en 1998, Pathfinder encontró que el 90% de los embarazos en niñas de 12 a 16 años atendidas en la Maternidad de Lima fueron consecuencia de violación, en la mayor parte de casos sucedida en el ambiente intrafamiliar.


Factoresrelacionadosmaternidadenmenoresde15anosenlac.pdf
Factoresrelacionadosmaternidadenmenoresde15anosenlac.pdf

Raúl Tola

Periodista y escritor. Conduce, junto a Sol Carreño, Cuarto Poder, programa político dominical que transmite América TV.

¿Qué es un embarazo no deseado para ti? ¿Alguna vez te has visto en esa situación?
El de la muchacha de 15 años que por una noche de cerveza y orgasmos olvidó usar condón. El de la campesina, cansada de sumar más pobreza al mundo. El de la niña, cuyo padrastro acostumbra llamar a su puerta cada noche, a espaldas de su esposa. El de la madre, que descubrió que su método anticonceptivo –el espiral, la T de cobre, el preservativo, el ritmo– no es infalible. El de la amante, que acaba de enterarse de que él no se divorciará. El de la estudiante, que pensó que solo era un juego. Los ejemplos siguen: el de la mujer que simplemente no quiere. La lista es infinita.

¿Te has puesto a pensar qué siente una mujer, aun cuando quiera tener hijos, frente a un embarazo no deseado?
¿Rechazo? ¿Ansiedad? ¿Lástima? ¿Indiferencia? ¿Vergüenza? ¿Conmiseración? ¿Temor? ¿Culpa? ¿Rabia? ¿Desesperación?

¿Mandarías a la cárcel a una mujer que ha abortado?
Suficiente castigo tiene con el remordimiento, las preocupaciones propias de la intervención, los problemas que la llevaron a tomar esa decisión y la censura social. Encarcelar a una mujer que abortó es penalizarla dos veces.

¿Por qué los políticos se niegan a hablar del aborto?
Por un ejercicio bastante elemental de sumas y restas. En un país como el Perú, con una jerarquía eclesiástica que desde el púlpito condena a la hoguera a quienes abortan o defienden esta posibilidad –en general a aquellos que discrepan con su cerrada ideología– y una legión de fieles que escucha y obedece estas diatribas como una verdad absoluta e incontestable, poner las cartas sobre la mesa es poco menos que un suicidio. Ojalá aparezcan pronto los políticos valientes que se atrevan a romper con esta censura conveniente y hablen con transparencia de sus posiciones a favor del aborto y la libertad.

¿Debemos los peruanos debatir sobre el aborto?
Por supuesto. El progreso de las sociedades democráticas, y de la vida misma, se sustenta en la oposición civilizada de ideas, por muy discordantes que sean. Lo lógico es que en materias especialmente polémicas, como la despenalización del aborto, haya opiniones contrapuestas, siendo todas muy respetables, y que el debate enriquezca a todos. Desafortunadamente la tolerancia no suele ser común entre quienes, acostumbrados a regirse por dogmas, ven al aborto como el más oscuro de los pecados o el más grave de los delitos, y suelen responder con anatemas, fanatismo y furia inquisitorial a los argumentos ajenos.

Tomado de: “75 opiniones sobre el aborto. Un tema para hablar, una agenda para discutir”.

Carla García

Periodista y bloguera. En el 2010 publicó Queloide, libro que reúne los mejores relatos de su blog. También hizo, con Ricardo Ayala, el documental El niño del Cuzco.

¿Qué es un embarazo no deseado para ti? ¿Alguna vez te has visto en esta situación?
Es un embarazo que se produce en medio de un contexto contraproducente para el feliz desarrollo de un niño y de su madre.

¿Te has puesto a pensar qué siente una mujer, aun cuando quiera tener hijos, frente a un embarazo no deseado?
Preocupación, angustia, pena y miedo. Tiene que decidir por la vida de dos de un momento a otro, está segura de que traer un hijo al mundo no es lo ideal, por lo menos de momento. Se siente sorprendida por esa nueva situación, teme por su vida y por la del niño. Muchas veces no puede hablarlo con nadie, no tiene dinero o no tiene apoyo emocional y siente culpa.
Hemos sido educados en la culpa mucho más que en la prevención y la responsabilidad. Tenemos más culpa que respeto por la vida de los otros.

¿Mandarías a la cárcel a una mujer que ha abortado?
No. Si tuviera algún poder de decisión sobre el tema –otro que dar mi opinión públicamente– legalizaría el derecho de las mujeres de ser dueñas de su propio destino sin tener que depender de instituciones o estructuras que, muchas veces, no solo no son de apoyo sino que juegan en contra de sus posibilidades de desarrollo y libertad plena. Es fácil ponerse en el papel de juez y condenar las acciones del resto, criticar a alguien que decide no tener un hijo en determinado momento porque las circunstancias no son las apropiadas y luego voltear y criticar a las mujeres que tienen hijos en circunstancias adversas.
El día en que la mujer tenga total derecho a decidir sobre su vida, endurecería las penas para aquellas mujeres que van a la cárcel por cometer atrocidades contra sus hijos en nombre de la pobreza o de la desesperación.

¿Por qué los políticos se niegan a hablar del aborto?
No todos los políticos se niegan a hablar del aborto, como no todos los medios de información cubren el debate al respecto. Es un tema impopular en medio de una sociedad de arraigada tradición católica, pero que debería tratarse en todas las instancias. Hay batallas que se empiezan a ganar a la hora del desayuno o de la cena, y cuestiones fundamentales que salen a las calles desde las casas de la gente común a ser discutidas en la esfera pública. Quizás si hacemos eso, los políticos que no dicen nada hoy o los líderes de opinión que no se manifiestan ni a favor ni en contra se den cuenta de que es hora de entender que las cosas no son únicamente blancas o negras.

¿Debemos los peruanos debatir sobre el aborto?
Ser madre debe ser para las mujeres un hecho voluntario. Decidir no serlo tiene que ser el resultado de una reflexión responsable con respecto a la propia vida de la madre y del niño, porque es una decisión difícil que resulta en sí dolorosa y que además hoy se toma en medio del rechazo social. El aborto tiene que ser un tema que se trate abiertamente dentro de las políticas de paternidad responsable. Mientras
no se eduque e informe de manera objetiva a la población sobre esos temas ni se proteja a conciencia a los que están a venir, seguiremos viendo niños que piden monedas en los paraderos a las tres de la mañana. Proteger la existencia de una criatura es también no enfrentarla a una vida miserable física y emocional.

Tomado de: “75 opiniones sobre el aborto. Un tema para hablar, una agenda para discutir”.

César Hildebrandt

Periodista. Actualmente dirige su propio diario Hildebrandt en sus trece. 

¿Qué es un embarazo no deseado para ti? ¿Alguna vez te has visto en esa situación?   
Es una desgracia, una imposición del azar. Los hijos solo deberían hacerse voluntariamente. Los hijos de la casualidad o del descuido pueden ser también, mañana, las víctimas del desamor. Alguna vez me vi implicado en una situación así y ambos, sencillamente, decidimos no tenerlo. Volvería a hacerlo. Que las iglesias que nos dicen que las culebras hablan y tientan al hombre, enrolladas en los árboles del paraíso de hace cinco mil años, digan también que ese minúsculo brote celular tiene alma y casi DNI es tan ridículo como suponer que, con cada menstruación, la mujer desperdicia la vida que pudo ser.

¿Te has puesto a pensar qué siente una mujer, aun cuando quiera tener hijos, frente a un embarazo no deseado?
Debe sentirse, en una sociedad como la nuestra, esclava de los prejuicios y de los púlpitos.

¿Mandarías a la cárcel a una mujer que ha abortado?
Por supuesto que no. Cuando seamos más civilizados y despenalicemos el aborto, esta pregunta ya no se formulará.

¿Por qué los políticos se niegan a hablar del aborto?
Porque los políticos peruanos son, en general, una procesión de ovejas y el chantaje cristiano es poderoso. Tenemos un Estado confesional y la laicidad es una gran mentira. Que el doctor García se amorate cada octubre es una muestra de que no tenemos un Estado neutral. Y quien cree (o finge creer: estos son los más) que hay un Cristo pintado en un muro que te hará feliz si es que lo sahúmas y lo cargas es capaz de cualquier hipocresía.

¿Debemos los peruanos debatir sobre el aborto?
No es posible debatir con las teocracias. Lo que hay que hacer es votar por quienes nos ofrezcan abandonar la edad media (en el caso de que tales candidatos existieran). Mientras la religiosidad mande, jamás habrá libertad. Solo el paganismo ilustrado podrá salvarnos. Solo la herejía nos redimirá.

Tomado de. “75 opiniones sobre el aborto. Un tema para hablar, una agenda para discutir”.

Magaly Solier

Actriz. Protagonizó la película La teta asustada, de Claudia Llosa, que ganó el Oso de Oro en el Festival Internacional de Cine de Berlín y que fue nominada al Óscar 2010, como mejor película extranjera.

¿Qué es un embarazo no deseado para ti? ¿Alguna vez te has visto en esa situación?
Para mí, un embarazo no deseado es eso: no deseado. Sea por anticonceptivos fallados, pero lo peor por violación.

¿Te has puesto a pensar qué siente una mujer, aun cuando quiera tener hijos, frente a un embarazo no deseado?
Primero: le fallaron los anticonceptivos pero hay que aceptarlo, los niños llegan cuando tienen que llegar. Segundo: por violación y eso no es “así es la vida”.

¿Mandarías a la cárcel a una mujer que ha abortado?
No.

¿Por qué los políticos se niegan a hablar del aborto?
Por miedo, por cobardía, por no querer tener nunca a alguien en contra suya. Peor, por miedo a la Iglesia. Por votos. ¡Qué feo!

¿Debemos los peruanos debatir sobre el aborto?
Sí, porque así progresamos, hablando. No solo dimes y diretes. Eso es de cobardes.

Tomado de: “75 opiniones sobre el aborto. Un tema para hablar, una agenda para discutir”.

Más del 50% de las víctimas de trata de personas son menores de edad

El segundo grupo con mayor número de afectados corresponde a jóvenes entre 18 y 30 años

El 50,2% de las personas que han sido víctimas de las bandas organizadas de trata de personas en el Perú son adolescentes que tienen apenas entre 14 y 17 años de edad, según cifras dadas esta mañana por el Ministerio del Interior.

Las estadísticas de la Policía Nacional han determinado que desde el año 2004 hasta la fecha se han registrado 364 denuncias contra la trata de personas, lo que ha involucrado a un total de 886 víctimas. De estas personas, 445 tienen entre 14 y 17 años, siendo mayor el número de víctimas del sexo femenino (412 mujeres y 33 varones).

El segundo grupo con mayor número de víctimas corresponde a jóvenes entre 18 y 30 años, los que hacen un total de 346 víctimas (337 mujeres y 9 varones).

Le siguen los niños menores de 13 años, con 60 víctimas (42 mujeres y 18 varones). Por último, se han registrado 6 víctimas mayores de 46 años (4 mujeres y 2 varones).

“Más del 90% de las personas agraviadas son mujeres, y la mayoría de los casos ha tenido como fin la explotación sexual, en especial la explotación sexual de menores”, indicó el viceministro de Orden Interno del Ministerio del Interior, Jorge Caloggero Encina.

Caloggero Encina anunció que un grupo multisectorial, encabezado por él, lanzará el próximo martes 5 de abril una campaña contra la trata de personas.

Fuente: http://elcomercio.pe/

75 Opiniones sobre el aborto, un tema para hablar, una agenda para discutir

Setenta y cinco peruanos y peruanas, entre intelectuales, actores, actrices, bailarinas, músicos, cantantes, pintores/as, fotógrafos/as, sociólogos/as, abogados/as, médicos/as, escultores/as, psicoanalistas, diseñadores/as de modas, personas de la televisión, maestros/as, reporteros/as, analistas políticos, etc., todos exitosos en sus distintas disciplinas, fueron consultados para hablar sobre el aborto.

La mayoría se manifestó a favor y aunque su abordaje, como varios lo han señalado, no siempre resulte sencillo, todos coincidieron en la necesidad de conversar sobre el tema y en que si hubiera un debate público al respecto sería imperativo que las voces de las mujeres fueran escuchadas.

Libro75opiniones.pdf
Libro75opiniones.pdf

Magaly Solier

ctriz. Protagonizó la película La teta asustada, de Claudia Llosa, que ganó el Oso de Oro en el Festival Internacional de Cine de Berlín y que fue nominada al Óscar 2010, como mejor película extranjera.

Leer más