Guía de capacitación a proveedores de salud ¿Qué podemos mejorar?

Vivimos en una sociedad diversa. Todos los días debemos atender a personas de los más diversos orígenes, con costumbres diferentes otra forma de entender el mundo, otras religiones, otros idiomas. Dentro de esta pluralidad nos toca también encontrarnos diariamente con la diversidad sexual: Trans, Lesbianas, Gays y Bisexuales que requieren de servicios de salud sexual y reproductiva para asegurar una vivencia de su sexualidad de manera integral, que permita el acceso a tratamientos y prevención como cualquier persona. Sin embargo, tenemos un sistema de salud que no ha previsto, hasta ahora, la diversidad sexual en los protocolos de atención. A ello se suma la escasez de recursos, falta de capacitación y el terrible estigma que rodea a las personas TLGB.

Los profesionales de la salud tienen hoy en sus manos una gran responsabilidad: dejar que el prejuicio y la discriminación sigan su camino o tomar cartas en el asunto para que algunas cosas cambien y las personas TLGB acudan a los servicios sin temor a ser objeto de burlas, malos tratos o desprecio.

Sabemos que los prejuicios y el estigma no nacen solos, son parte de construcciones colectivas, del aprendizaje, de procesos propios del ser humano. Comprender cómo surgen esos prejuicios es el punto inicial para mantenerlos fuera de nuestro ejercicio profesional. Por ello, el presente documento les invita a reflexionar sobre el surgimiento de los prejuicios y la discriminación, luego haremos una breve revisión conceptual que nos permita entender de qué hablamos cuando nos referimos a la diversidad sexual, revisaremos los principales mitos en torno a la diversidad sexual, y finalmente, revisaremos algunas de las necesidades específicas que la población TLGB demanda de la atención en salud sexual y reproductiva. Les invitamos a trabajar el presente taller con una mirada lo más abierta posible, de todos depende que el cruzar la puerta de un centro de salud no se convierta en una amenaza para miles de personas que tienen necesidades igual que cualquier ser humano, nuestro compromiso con la salud debe prevalecer por sobre cualquier otro sentimiento.


AGENDA-DOC-CONGRESISTE-AS-interiores-final_1.pdf
AGENDA-DOC-CONGRESISTE-AS-interiores-final_1.pdf

Reforma legislativa para despenalizar las relaciones sexuales consentidas en adolescentes

Desde el 6 de abirl de 2006, fecha en la cual entró en vigencia la Ley N° 28704, toda relación sexual entre/con adolescentes entre 14 y menos de 18 años se considera automáticamente delito de violación sexual por mandato legal sin distinción alguna sobre si fue válidamente consentida o no. 

A partir de la fecha anotada, toda relación sexual en la que uno de los intervinientes (varón o mujer) tiene más de 14 y menos de 18 años se considera como delito de violación aún cuando existe consentimiento de ambas partes. Esta regulación se aplica inclusive si se trata de relaciones sexuales consensuadas entre adolescenes entre los 14 y menos de 18 años de edad dentro de una relación afectiva emocional; en este caso, se trta de adolescentes infrctores a la ley penal cuyo proceso está regulado en el Código de los Niños y Adolescentes.


reformalegislativasexoconsentido.pdf
reformalegislativasexoconsentido.pdf

Tolerancia

“Tolerancia” es una palabra que tiene doble connotación en nuestra época y actuales circunstancias. Por un lado, en el ámbito internacional, como consecuencia de los sucesos derivados del 11-S, incluidas las dos guerras (Afganistán e Irak); y, por otro, en el nacional, después del informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), que nos puso al frente un espejo cuya imagen no nos gustó nada, con la diferencia de que algunos estamos dispuestos a afrontarla y otros han optado por cerrar los ojos, como si eso solucionara algo. La tolerancia es, en una de sus acepciones, un mínimo por el cual permitimos opiniones y prácticas de los otros. Según el diccionario, hay otra más fuerte, que da un paso adicional y nos dice del respeto a esas posiciones diferentes de las nuestras. Mas, en el habla coloquial, respetar la opinión y prácticas de otro es más que tolerarlas. En la primera se reconoce la posibilidad de estar equivocado y en la segunda solo se es condescendiente –no se reacciona con violencia– ante aquellas. En otras palabras, la segunda acepción no es usual como significado de ‘tolerancia’, por lo menos en nuestro medio.

El vocablo parece haber tenido su origen en las diferencias religiosas que, con frecuencia, determinaron en la historia actitudes en su totalidad contrarias a este, es decir de intolerancia, desde que los diferentes miembros de las religiones se sentían dueños de la verdad, lo que hoy está disminuyendo, aunque no al ritmo que quisiéramos, y con algunos hipos –sobran los ejemplos– que deberían preocuparnos y hacernos actuar en consecuencia. Por desgracia, los cristianos –no solo los musulmanes– hemos sido de los más intolerantes. Basta citar los casos de las Cruzadas y de la Inquisición para que tengamos que volver la cara, avergonzados de tales prepotencias.

El Perú en su conjunto es un ejemplo de intolerancias múltiples, como nos lo ha mostrado el informe de la CVR. Desde la barbarie del terrorismo senderista hasta la absurda respuesta de algunas autoridades, que optaron por actuar con la misma falta de ética y legalidad de que acusábamos a Sendero y al MRTA, olvidando que, como la experiencia lo ha demostrado, es incluso más útil proceder respetando los DDHH y las reglas y leyes que defendemos.

La actitud de quienes no quieren acordarse de lo ocurrido y entienden la reconciliación como el perdón a los responsables de las fechorías es una muestra de intolerancia, que esconde, con frecuencia, sentimientos racistas y segregacionistas.

Desafortunadamente, todavía hay muchos que piensan que este país está dividido entre ‘blancos’ y ‘cholos o indios’; y que si se mata, maltrata o desaparece a los segundos no hay de qué preocuparse.

La pregunta que aflora frente a estos últimos es si deberíamos tolerarlos y respetar sus opiniones y prácticas. Y la pregunta nos remite a la historia. ¿Debió tolerarse a los nazis? ¿A los fascistas? ¿A los propios comunistas en sus abusos? Y la respuesta cae por su propio peso: la tolerancia, mejor el respeto por las opiniones y prácticas de los demás, exige también lo mismo, pero debemos confrontarlos con la legitimidad de nuestros propios principios de respeto a los DDHH y la legalidad.

Otra cuestión es la vinculada con la década de los 90. Me refiero a la corrupción. Sin duda, no podemos tolerarla; pero, como en el caso anterior, tenemos que hacerle frente con los medios y estructuras legales con que contamos; y aprender de la experiencia para mejorar estos últimos, que tienen muchas deficiencias. Se requiere controles que hagan, por lo menos, más difícil que casos como los ocurridos se vuelvan a repetir. Respecto de esto último hay mucho camino por recorrer, porque algunos de los que deberían dar las reglas prefieren no hacerlo para no atarse las manos. Como dijo la filósofa española Adela Cortina –en el Congreso que se llevó a cabo en la PUCP hace algunos años–, se hace indispensable una “ciudadanía activa como antídoto contra la corrupción”.

Fuente: http://www.larepublica.pe

UNICEF e INEI presentan en Región Ucayali Estudio “Estado de la Niñez en el Perú”

Ucayali concentra a la población más numerosa de niños y niñas de 3 a 17 años con lengua materna asháninka. 

Ucayali muestra la menor cobertura del derecho a la identidad del país, tanto entre la niñez como entre los y las jóvenes. Las provincias de Atalaya y Purús presentan las menores tasas de conclusión a tiempo de la primaria y la secundaria.

Ucayali, de junio del 2011.–  El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) presentaron esta mañana el estudio “Estado de la Niñez en el Perú”, el cual revela que la Región Ucayali existe una gran diversidad étnico-lingüística, con el 13.6% de sus niños, niñas y adolescentes indígenas. El grupo con lengua materna originaria más numeroso es el shipibo conibo, seguido por el asháninka. Ucayali concentra a la población más numerosa de niños y niñas de 3 a 17 años con lengua materna asháninka en el país, las cuales se encuentran en las provincias de Atalaya y Purús, las más rurales (69% y 71%, respectivamente) y con menos cobertura de servicios básicos. Por ejemplo, en el caso de Purús es de 0% en el acceso a fuentes mejoradas de agua y de 4% en el acceso a saneamiento.

Aunque ambas provincias presentan las menores tasas de conclusión a tiempo de la primaria y la secundaria, las diferencias son particularmente importantes en Purús (30% en la primaria y 11% en la secundaria) en comparación con los promedios departamentales de 68% y 45%, respectivamente.

Ucayali muestra la menor cobertura del derecho a la identidad del país, conjuntamente con Loreto, tanto entre la niñez como entre los y las jóvenes. Nuevamente, Atalaya y Purús son las provincias con los indicadores menos favorables, tanto entre los niños y niñas menores de 5 años (56% y 64%, respectivamente) como entre los y las jóvenes de 18 a 20 años (63% y 88%, respectivamente).

Este departamento, junto con Loreto y San Martín, presentan los mayores retos en el área de orientación y atención en salud reproductiva pues tienen los índices más altos del país, tanto en el inicio de la vida conyugal entre las adolescentes mujeres como en maternidad. En la provincia de Purús el 52% de las jóvenes entre los 15 y 18 años se encuentra casada o conviviendo con su pareja y el 56% entre los 15 y 20 ha experimentado la maternidad.

Durante la presentación, el Representante de UNICEF en el Perú, Paul Martin, manifestó que “el estudio presenta la situación en que se encuentran las niñas, los niños y los adolescentes peruanos en el ámbito nacional, regional y local, ya que muestra tanto las mejoras logradas en los últimos años como las inequidades aún existentes en términos del cumplimiento de los derechos de la niñez y la adolescencia”.

En el evento participaron el Rector de la Universidad Nacional de Ucayali, Edgar Díaz Zuñiga; el delegado nacional de la CONADENNA, José Martín Margas; la Representante de la Defensoría del Pueblo, Hilda Saravia; el Gerente de Desarrollo Social del Gobierno Regional de Ucayali, Lutgardo Gutiérrez y la Representante Adjunta de UNICEF Perú, Melva Johnson.

El “Estado de la Niñez en el Perú” forma parte del esfuerzo de colocar en la agenda pública la priorización de las niñas, niños y adolescentes en las políticas públicas. Por primera vez el estudio trae información sobre indicadores claves de niñez y adolescencia por cada departamento del país y, a la vez, por cada provincia y distrito. El objetivo del estudio es contribuir al diagnóstico de la vulnerabilidad que enfrenta la niñez en el Perú a partir de estadísticas oficiales.

Aunque el estudio revela la disminución de la desnutrición crónica (de 25% en el 2000 a 18% en el 2009) o el incremento de parto institucional (de 56% en 1996 a 82% en el 2009), también el informe visibiliza las inequidades existentes en la vida de muchas niños, niñas y adolescentes en base a área de residencia, sexo, nivel de pobreza, lengua materna, región, etc.

El estudio está basado en la información disponible hasta fines del año 2010. Las principales fuentes de información fueron: el Censo Nacional XI de Población y VI de Vivienda 2007, la Encuesta Nacional de Hogares 2008 y 2009, y la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009, producidos por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI); el Censo Escolar 2008 y la Evaluación Censal de Estudiantes del 2009 del Ministerio de Educación.

El estudio –que ha sido elaborado por un equipo de investigadores de GRADE– ha contado con el apoyo financiero del Gobierno de Canadá a través de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI).

Niñas y niños en el país: ¿cuántos son y cómo viven?

Según las proyecciones del INEI, del total de la población prevista para el 2010 (cerca de 30 millones), el 36% está conformada por niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años (10,571,879).

La distribución de dicho porcentaje por grupos de edad (de 0 a 5, de 6 a 11 y de 12 a 17) es similar, es decir, cada ciclo de vida representa un 12%.

En el 2009, cerca del 45% de ellas y ellos vive en condición de pobreza, lo cual supera en 10 puntos porcentuales el promedio nacional de la población peruana que se encuentra en esa misma condición.

Aproximadamente el 17% de niñas, niños y adolescentes vive en condición de pobreza extrema, estando también dicho porcentaje por encima del promedio nacional (12%).

Más allá de los promedios nacionales, al interior del país la experiencia de vida de niñas, niños y adolescentes peruanos es precaria por diversos factores. La situación de pobreza es un factor clave. En Huancavelica el 84% de niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años se encuentran en dicha situación. El acceso a fuentes mejoradas de agua también constituye otro factor importante. En Huancavelica y Huánuco los porcentajes de ellas y ellos que acceden a dicho servicio público son los menores: 33% y 35%, respectivamente.

La desnutrición crónica afecta al 18% de niñas y niños de 6 a 11 años de edad. Esta situación es mucho más grave en el área rural: llega a reunir al 36% de ellas y ellos, mientras que en el área urbana llega al 6%. Mientras esta misma enfermedad afecta al 43% de niñas y niños que tienen una lengua materna originaria, tan solo está presente en el 14% de quienes hablan castellano.

El 26% de niñas y niños de 6 a 11 años de edad (más de 800,000) no cuenta con ningún tipo de seguro de salud. Asimismo, el 37% de niñas y niños de ese rango de edad vive en hogares que no disponen fuentes mejoradas de agua y el 47% en hogares que no cuentan con fuentes mejoradas de saneamiento.

La anemia en niñas y niños menores de 5 años es todavía muy alto a pesar de haber reducido en 11 puntos porcentuales en los últimos años: hoy en día llega a afectar al 37% de ellas y ellos menores de 5 años de edad y al 50% de quienes son menores de 3 años de edad.

La violencia física menos severa y la violencia emocional son los dos tipos de violencia que viven más comúnmente las madres de niñas y niños de 0 a 5 años: 36% y 30%, respectivamente. Dichos valores, correspondientes a la ENDES 2009, son muy similares a los observados en la ENDES 2004-2006, lo cual da cuenta de que respecto a estos dos tipos de violencia no ha habido variación alguna a lo largo de los años.

Adolescentes de 12 a 17 años a nivel nacional

La asistencia a la educación secundaria es solo del 77%. En el área urbana 84%, el área rural  67%. El 38% de las y los adolescentes que hablan una lengua originaria asiste a educación secundaria, mientras que entre los castellanohablantes este porcentaje es más del doble: 79%. Los departamentos donde es mucho menor este porcentaje son: Huánuco (62%), Cajamarca (62%), Amazonas (61%) y Loreto (58%).

Respecto al atraso escolar de los adolescentes a nivel nacional, el 37% está en algún grado inferior al que les corresponde. El área rural (53%), urbana (26%). Amazonas (61%), Huánuco (65%) y Loreto (67%).

La anemia es común entre las adolescentes mujeres del país (de 15 a 19 años de edad). Según la ENDES 2009, el promedio nacional es de 20%. Si se desagrega la información por lengua materna hay mayores diferencias: 19% entre quienes hablan castellano y 24% entre quienes hablan una lengua originaria. En los departamentos de Pasco (32%), Madre de Dios (30%) y Tumbes (29%) es donde se presentan los mayores porcentajes de casos.

El porcentaje de adolescentes mujeres que ha oído hablar de VIH-SIDA es alto a nivel nacional (94%). Las diferencias son mayores desagregando por lengua materna:  69% de quienes hablan una lengua originaria han oído algo sobre esta infección, en comparación al 96% de quienes hablan castellano.

La maternidad entre las adolescentes mujeres de 15 a 20 años de edad reúne al 15% de casos. En los departamentos de San Martín (28%), Ucayali (28%) y Loreto (30%) los porcentajes alcanzados son alrededor del doble. Las adolescentes mujeres que hablan Asháninka y lenguas originarias son las que tienen los más altos porcentajes de casos: 44% y 39%, respectivamente.

Fuente: http://www.onu.org.pe

Publica OMS directrices para prevenir VIH entre homosexuales

Aconseja métodos más incluyentes y mejorar acceso a servicios de prevención, diagnóstico, tratamiento y atención. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó ampliar el acceso a los servicios de tratamiento y prevención de infecciones de transmisión sexual, en especial el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), enfocadas en hombres que tienen sexo con hombres (HSH). “No podemos imaginarnos un alto total de la propagación de la infección del VIH en el mundo a menos que se atiendan las necesidades particulares de estos grupos de población clave al respecto”, declaró en rueda de prensa, Gottfried Hirnschall, director del Departamento de VIH/sida de la OMS.

“Las directrices que estamos dando a conocer pretenden ayudar a los países y las comunidades a ampliar los servicios necesarios para reducir las nuevas infecciones y salvar vidas”.

Alertó que en fecha reciente, sobre todo en los países industrializados, ha resurgido la infección de VIH en los HSH. Señaló que recientemente en África, Asia, El Caribe y América Latina se registran datos de la epidemia en dicho grupo poblacional.

“En términos generales, estos hombres tienen casi 20 veces más probabilidades de contraer la infección por el VIH que la población general”, subrayó Hirnschall, quien mencionó países tan variados como Bolivia, Jamaica, México, Myanmar, Tailandia, Trinidad y Zambia.

Además, las tasas de esta infección en los transexuales varían entre un ocho por ciento y un 68 por ciento, según el país o la región.

A su vez, George Ayala, director ejecutivo del Global Forum MSM & HIV (MSMGF), indicó que los hombres que tienen relaciones homosexuales y los transexuales de todo el mundo enfrentan enormes dificultades para obtener servicios relacionados con la infección por VIH.

“Las directrices presentan datos científicos acerca de intervenciones preventivas eficaces y ofrecen recomendaciones para ayudar a impedir que las barreras omnipresentes como el estigma y la penalización sigan obstruyendo el acceso a servicios que salvan vidas”.

Uno de los motivos es el estigma que recae en muchos HSH y personas transexuales, muchos de ellos no quieren acudir al médico porque temen que se rompa el secreto de confidencialidad, agregó Ayala.

En muchos países, la penalización de las relaciones homosexuales orilla a la clandestinidad a quienes las practican, lo que a su vez determina que estas personas no tengan acceso a los servicios de prevención y tratamiento de la infección por VIH.

Es por ello que en sus recomendaciones la OMS y sus asociados aconsejan métodos más incluyentes y sugieren algunas maneras prácticas de mejorar el acceso de estas personas a los servicios de prevención, diagnóstico, tratamiento y atención de la infección por el VIH.

Dentro de las principales recomendaciones se cuentan las dirigidas a los gobiernos y legisladores para que elaboren leyes contra la discriminación y criminalización por la orientación sexual.

De igual forma sugieren establecer servicios más incluyentes para los HSH y los transexuales para atender y salvaguardar su derecho a la salud.

Para los prestadores de servicios de salud, la OMS sugiere ofrecer pruebas y orientación sobre la infección por VIH, seguidas de tratamiento de los pacientes con un número de linfocitos CD4 de 350 o menos, como se recomienda en las directrices de tratamiento de la infección por el VIH publicadas por la OMS en 2010.

Para los individuos afectados ofrece una serie de lineamientos como usar siempre condón en vez de escoger a la pareja sobre la base de su estado serológico con respecto a la infección por VIH, la llamada “seroselección”.

En lo que respecta a América Latina, la Jefa de Prevención del Programa Conjunto de las Naciones Unidas para el VIH/sida, Mariangela Simáo, señaló que en la región 50 por ciento de la transmisión del VIH se debe a relaciones homosexuales y transexuales, lo que es un motivo de preocupación por lo que es clave incluir a estos grupos para prevenir la transmisión.

Otro motivo de preocupación, explicó Simáo, es que los que están en mayor riesgo del contagio son los jóvenes gays por no tener en sus comunidades o escuelas un ambiente un poco más abierto hacia la homosexualidad ya que son víctimas de homofobia o son etiquetados y acosados por lo que se esconden y se esparce la epidemia.

Por su parte, la activista transexual Sitthiphan Boonyapisomaparn, encomió a la OMS por la publicación de estos lineamientos lo que será una herramienta para que se defiendan los derechos humanos y la salud de homosexuales y transexuales.

“Ya no somos invisibles”, apuntó la activista tailandesa quien se mostró optimista pues consideró que si homosexuales y transexuales tienen acceso a la información y a los medios para protegerse del virus, así como el acceso al tratamiento, es muy probable que se reduzca el número de personas que contraen el virus.

Fuente: http://www.notiese.org

 

Arriba las piernas – Entrevista

Argentina – La Policía Metropolitana tiró abajo las puertas de un consultorio de Constitución en donde una mujer se estaba realizando un aborto. El operativo fue transmitido como un show en la televisión. Las Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto creen que no se trató de un hecho aislado, sino de la persecución del macrismo a los derechos de las mujeres trabajadores. En tanto, ellas, con su línea para informar sobre abortos seguros, ya recibieron nueve mil llamados y siguen intentando garantizar la salud de las mujeres.

“Si vas a abortar en tu casa, que sea durante el primer trimestre. Si vas a abortar con pastillas que sean de misoprostol. Si vas a hacerte un aborto, que sea seguro. ¡Es tu derecho” es el lema de las Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto.

Ellas son apenas una ronda de mesa, pero han dado vuelta la mesa de discusión sobre la interrupción voluntaria del embarazo para pasar de la teoría a la práctica de ayudar a mujeres desesperadas con información, sin proveerles datos concretos, pero sí intentando que corran menos riesgos.

Ellas son una organización política que da información (no recomiendan, ni indican, ni asesoran, ni son médicas) desde julio del 2009, en donde decidieron dar un celular para evitar las muertes, las lesiones, las angustias e, incluso, los abortos forzosos (por parte de padres, novios o patronas) en las mujeres. Desde ese momento hasta ahora ya recibieron más de nueve mil llamadas y estiman que este año otras cinco mil personas (embarazadas, novios, padres, madres y patronas) llamarán al celular de información sobre aborto seguro que atiende todo el colectivo político de la agrupación.

“Aborto inseguro NUNCA MAS”, dice el cartel que está detrás de la ronda de mate, charlas, atención y análisis en un nuevo local a la calle que abrieron en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires, ahí donde el aborto no es tabú, sino tema cotidiano y la orientación es bienvenida. Los prejuicios no. “Mauricio Macri no persigue al aborto, persigue el aborto de las mucamas”, sentencia la abogada Luciana Sánchez.

Ellas también denuncian que la gestión macrista no compra ni provee anticonceptivos, que tampoco realiza jardines maternales, pero que persigue a farmacias o médicos que atienden a mujeres de clase media o media baja como una estrategia política de colocarse en un rol conservador. De hecho, la semana pasada, la puerta del consultorio de un médico fue tirado a patadas por la Policía Metropolitana mientras ayudaba a una mujer que portaba un embarazo no deseado. “La estrategia es correr a Cristina con el tema del aborto también en la Cámara de Diputados, para que se discuta en aborto y colocar este debate como un supuesto piantavotos”, analiza la trabajadora social Verónica Marzano.

Las dos saben que las mujeres que se encierran en el baño a rogar por una sola rayita en el test espontáneo de embarazo, que piden que ese chorrito de pis puesto en un minicuadradito las desligue de un embarazo, son las destinatarias de su esfuerzo, de su escucha, de su lucha política y del manual Todo lo que querés saber sobre cómo hacerse un aborto con pastillas, de las Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto, de Editorial El Colectivo. El libro también se puede bajar por Internet. Porque la idea no es sólo luchar por una idea sino que la mortalidad materna y el sufrimiento bajen.

“Hay toda una situación de avance en los derechos de las mujeres de acceso a un aborto seguro, pero una clara intención del gobierno macrista de retroceder”, remarca Sánchez

La semana pasada la Policía Metropolitana irrumpió en el consultorio de un médico que estaba practicando un aborto. ¿Creen que fue un hecho aislado o parte de una decisión política?

Luciana Sánchez: –Hace un mes hicieron un operativo en una farmacia que vendía oxaprost, supuestamente, sin receta, en San Juan al 1600, por Constitución, y la detención del médico también en la zona sur de Buenos Aires no nos parecen situaciones aisladas. El macrismo ya no está sólo haciendo cosas por omisión, como no mandar ambulancias a las villas 21 o 31 en un abandono de la salud pública, sino que además avanza en la persecución. Mientras que los anticonceptivos que hay en los hospitales de la ciudad no son comprados por la Ciudad sino por el Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Nación. Pero, además, no sólo no los compra, ni siquiera pone una carpeta para repartirlos.

¿El macrismo no compra anticonceptivos y tampoco reparte lo que les da el gobierno nacional?

Verónica Marzano: –Las denuncias que nos llegan son que los anticonceptivos no llegan a los centros de salud porque no hay ni camionetas para repartirlos o que los ponen en subsuelos que se inundan y que hay partidas enteras de anticoncepción de emergencia que se han perdido porque se mojaron.

En la Ciudad de Buenos Aires una ley obliga a invertir el primer millón de pesos recaudados en bingos a la anticoncepción gratuita. ¿No se cumple con esta norma?

L.S.: –Es que el millón de pesos es para el Programa de Salud Sexual y Reproductiva porteño y no para la compra de anticonceptivos. Entonces, se pagan gastos básicos y los sueldos del poco personal que hay. Pero la Ciudad no compra anticonceptivos. Además, hay una persecución política del macrismo para que los funcionarios no den información.

La candidata a vicejefa de Gobierno y actual ministra de Desarrollo Social, de la cual depende la Dirección de la Mujer, María Eugenia Vidal, se declaró en contra del aborto. ¿Si fuera coherente, no tendría que reforzar el reparto de anticoncepción gratuita para evitar embarazos no deseados y que no se produzcan abortos?

L.S.: –Todo el mundo sabe que subió la maternidad adolescente bajo el gobierno de (Mauricio) Macri.

V.M.: –Si aumenta la maternidad adolescente tiene que ver claramente con que hay chicas que no tienen opción y tienen amigas que terminaron muertas o sin útero por haberse hecho un aborto en las condiciones en las que ellas pueden acceder a un aborto. Hay chicas de menos de treinta años que ya tienen una mochila pesada de tragedia y criminalización.

Hasta ahora siempre se dijo que el aborto era un delito no perseguido y que, por lo tanto, no tenía razón de ser como delito. ¿Empezar a perseguirlo como hizo la Policía Metropolitana es una estrategia para reforzar la persecución al aborto?

L.S.: –Hay algo importante de aclarar: Macri no tiene competencia para perseguir el aborto porque es un delito –y eso le corresponde a la Policía Federal y a los jueces federales–. La Ciudad no tiene un sistema penal propio. Sí hay algunas instancias delegadas –como el ejercicio ilegal de la medicina– y puede perseguir contravenciones y faltas. Por eso, acusa al médico de ejercicio ilegal de la medicina, que entra en su competencia. Pero la Policía Metropolitana entra al consultorio a patadas (como se pudo ver en televisión) porque necesita encontrar al médico con las manos en la masa, si no su intervención es ilegal porque ellos no tienen competencia para investigar abortos. Lo que pasa es que lo quieren usar para la campaña electoral, porque Macri es antiaborto. Por eso la Metropolitana entrega la filmación a un canal de televisión.

¿El electorado de la ciudad de Buenos Aires es antidespenalización del aborto?

L.S.: –Las encuestas que hay en la ciudad muestran que hay más o menos un 70 por ciento de las personas a favor del aborto, pero eso dice que hay un treinta por ciento que no lo está.

V.M.: –Me parece que la estrategia de Macri es posicionarse enfrente del Gobierno. Y él supone que perseguir que las mujeres no aborten es diferenciarse del Gobierno.
La esposa de Mauricio Macri (Juliana Awada) está embarazada. ¿El marketing político llega tan lejos?

V.M.: –Sin dudas. El quiere mostrar sus diferencias con el gobierno por derecha y cree que el aborto lo diferencia de un gobierno progresista. De hecho, María Eugenia Vidal tiene que ver con esta campaña. La investigación al médico tenía cinco o seis meses y recién sale ahora en plena campaña electoral. Pero el conservadurismo retrógrado ya no es acompañado por la sociedad.

¿El procedimiento a la Metropolitana puede tener como efecto el encarecimiento de los abortos clandestinos?

V.M.: –Probablemente sirva para aumentar el precio, porque el médico puede alegar mayores riesgos, y probablemente sirva para aumentar el negocio. En el mercado va a aumentar el precio. Pero en las mujeres va a aumentar el miedo, el estigma, y genera mayor retraso en buscar información, ansiedad y confusión. Lo que más nos preocupa es el impacto sobre las mujeres que se van a quedar embarazadas y van a buscar abortar.

L.S: –Esta intervención en un consultorio es una amenaza a las mujeres trabajadoras que abortan. No están allanando clínicas de Barrio Norte. Macri está impidiendo el acceso al aborto seguro de las trabajadoras.
Ni siquiera hay una persecución al aborto pero un buen sistema para prevenir embarazos no buscados. Y tampoco hay redes de jardines maternales para las mujeres que tienen hijos. ¿El gobierno porteño deja desamparadas a las mujeres frente a cualquiera de sus deseos y decisiones como ser o no madres?

L.S: –Macri es un racista y ya lo sabemos todos. Pero es un racista neoliberal. Y deja que las trabajadoras la pasen mal siempre: en el acceso a la anticoncepción, en el acceso a la maternidad y en el acceso al aborto. Macri no persigue el aborto. Macri persigue a las mujeres trabajadoras que abortan. Cuando persigue el misoprostol persigue la forma de aborto seguro de las mujeres trabajadoras. Cuando persigue a un médico en Constitución persigue a un médico que es muy respetado en Tandil –donde la gente lo está saliendo a apoyar– y no está queriendo defender a las mujeres de las mafias de los abortos clandestinos. Y, por lo que se pudo ver, no era un médico que le hacía abortos a cualquiera, sino a mujeres trabajadoras. No se está persiguiendo el aborto de cualquiera, se está persiguiendo el aborto de la mucama.

Aníbal Fernández dijo que él votaría a favor de la despenalización del aborto, pero el gobierno nacional no se manifestó a favor de cambiar la norma. ¿Creen que el macrismo se opone al Gobierno al oponerse al aborto o el Gobierno va a decir que no apoya la legalización del aborto?

V.M.: –El gobierno nacional no ha tenido nunca una política de persecución ni de estigmatización. Todo lo contrario. En el Congreso los diputados del Frente para la Victoria se han mostrado dispuestos a discutir el tema. Aníbal Fernández dijo que hay que encontrarle una solución a esta problemática y es lo mismo que decimos nosotras. Por lo menos no hacer una persecución penal a las mujeres es un paso adelante. La secretaria de Derechos Humanos se involucró en el tema y eso es un paso adelante. Este es un gobierno progresista y el aborto está en la agenda. Hay que discutirlo con las organizaciones sociales que están tomando la bandera del aborto legal.

L.S.: –Hay un mito de que (Jorge) Manzur, el ministro de Salud de la Nación, es malísimo y se come a las abortistas. La que era malísisma y se comía a las abortistas era (Graciela) Ocaña. El kirchnerismo desde el inicio viene planteando el aborto como un tema de agenda, pendiente y a resolver. En el Congreso, el bloque del Frente para la Victoria ha incrementado la cantidad de disputados/as a favor de la legalización del aborto. Nosotras creemos que, en este momento, la Coalición Cívica está obturando el debate probablemente para plantearlo en forma polémica en la campaña nacional, lo más cerca de octubre posible, con la misma estrategia que el macrismo. Es un tema que la oposición quiere usar políticamente porque Cristina es mujer y todo el mundo está atrás de saber si está o no a favor del aborto.

V.M.: –La Comisión de Legislación Penal del Congreso de la Nación está dilatando un dictamen. ¿Qué es lo que se está buscando? Usar el aborto para juntar o restar votos. Ya hay cincuenta diputados que apoyan el proyecto: ¿qué más vamos a seguir discutiendo?

Información sobre aborto seguro Argentina: 156-664-7070 / www.abortoconpastillas.info

Fuente: http://www.pagina12.com.ar

Gays, lesbianas, trans y bisexuales denuncian falta de compromiso del gobierno saliente en el tema de derechos humanos

Las personas LGBT son las más discriminadas al querer formar sus familias y las mujeres lesbianas son el grupo más discriminado

  • Estado peruano es calificado como el más homofóbico de América Latina
  • El martes 28 de junio se presenta el informe anual de Derechos Humanos de personas TLGB en el Perú 2010. Leer más

Conferencia de la OIT adoptó históricas normas laborales para millones de trabajadores domésticos en el mundo

Trabajadoras domésticas celebran adopción del Convenio.

Ginebra (Noticias de la OIT) Delegados de gobiernos, empleadores y trabajadores que atienden a la 100ª Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT),

Leer más

“Allí se siente la fragilidad y el miedo de ser mujer”

Tres defensoras de los derechos humanos denuncian en Madrid la impunidad y la militarización del país. 

Cada día conviven con la angustia porque piensan que puede ser el último. Sin embargo, cada día, también les acompaña la valentía para defender y denunciar los abusos contra los Derechos Humanos. Nombres como Bety Cariño, Susana Chavez y Marisela Escobedo son una pequeña muestra de las miles de mujeres que yacen en algún lugar de México sin justicia. Norte, sur, este y oeste. A lo largo de todo el territorio mexicano se expande la impunidad frente a estos asesinatos que crecen cada día. 
Según datos del Gobierno mexicano, sólo en 2010 hubo más de 15000 muertes violentas en el país. En este contexto, la situación para defensores y defensoras de DDHH es de alto riesgo. El ejemplo está en Minerva Nora Martínez Lázaro y Gabriela Morales Gracia, quienes estuvieron en la Coordinadora de Organizaciones de Mujeres para la Participación y la Igualdad (COMPI) en Madrid, para dar voz a todas aquellas mujeres que comprometen su vida a la defensa de los derechos humanos.

Nora, pertenceciente al pueblo indígena zapoteco y coordinadora del Centro Regional de Derechos Humanos “Bartolomé Carrasco Briseño” Oaxaca, México, trabaja, desde hace más de 15 años denunciando las violaciones sufridas por los pueblos indígenas, así como por las defensores y defensoras de derechos humanos que acusan la explotación indiscriminada agraria y de recursos naturales en estos territorios ancestrales. A pesar de que hace un año enterró a su compañera Bety Cariño, Nora continúa con la convicción de exigir la defensa de los DDHH: “La lucha está en Oaxaca, que es donde nacimos”, afirma.

Mientras que Gabriela, originaria de Mexico DF, es abogada y doctorada por la Universidad Carlos III de Madrid. Después de haber estado cinco años en Madrid, volvió hace uno a México para trabajar en pro de la iniciativa Frontera Norte de México en Ciudad Juárez. Dicha organización, fomenta la detección y documentación de casos de violaciones a los derechos humanos de personas migrantes, defiende de manera integral casos paradigmáticos y diseña estrategias de incidencia pública. Durante su exposición, Gabriela llamó la atención sobre las grandes diferencias que existen entre el norte el sur: “ Para el norte del país no es prioritario el tema de los derechos humanos. En cambio si que es importante todo lo que tenga que ver con el ámbito empresarial por la gran influencia y cercanía que hay con los Estados Unidos”. Asímismo, Gabriela remarcó, como otras de las diferencias, la inexistencia de mecanismos de protección como el de acompañamiento internacional: “Las organizaciones del norte nos sentimos solas”.

Los obstáculos

Tanto para Gabriela, como para Nora, es imprescindible que se visibilice a todas aquellas mujeres, que aunque no estén en organizaciones, luchan a nivel individual en la defensa de los derechos humanos. A esta demanda, se suma la vulnerabilidad y el machismo que sufren las mujeres frente al sistema social establecido: “ Es muy difícil trabajar porque siempre hay un trato de niña o de señorita, además de cuestionar todo el rato la veracidad de tu trabajo”.

Las defensoras se enfrentan además, con la corrupción de los poderes locales, el crimen organizado, la impunidad y la militarización de México. Esto último se hace con la excusa de proporcionar más seguridad a nivel nacional: “Para el Estado es legítimo que haya retenes en las carreteras, que te interroguen, que te registren, que ejerzan un poder sobre ti en nombre de la protección. Cuando en realidad lo que hacen es intimidar, ya que la mayoría de la policía va encapuchada” comenta Gabriela.

El número de asesinatos crece, mientras que las autoridades mexicanas continúan afirmando que es producto del narcotráfico, del crimen organizado, o de la profesión a la que te dediques. Y es que, según Gabriela, no es difícil escuchar al poder gubernamental decir que los defensores y defensoras mueren “porque se dedican a este oficio”. En este contexto, los medios de comunicación no ayudan mucho. En la actualidad, la gran mayoría de los periódicos y radios locales tienen censurados aquellos temas que tengan que ver con asesinatos: “ En muchos estados de México no se habla sobre las muertes o sobre la impunidad de las mismas. Además, el número de periodistas muertos ha aumentado. Por este motivo, cada vez es más fuerte e importante la articulación entre el trabajo de periodistas y defensores”, declara Nora.

Asesinatos, desapariciones, hostigamientos, vigilancia y amenazas ocurren en un panorama de violencia agudizado por la lucha contra el crimen organizado. Si bien es cierto que en México están contemplados jurídicamente los DDHH de las mujeres, Gabriela afirma que en Ciudad Juárez le ha quedado muy claro que no tiene derechos: “Allí se siente la fragilidad y el miedo a ser mujer, porque sabes que él que está ahí puede llegar”.

Fuente: http://www.iepala.es/

El pecado de ser VIH positivo

Casos de esterilización ilegal en Chile a mujeres portadoras. 

Al cumplirse 30 años de la aparición de los primeros casos de VIH, la OMS advierte que aunque las tasas han bajado la exclusión aumenta. 

La tragedia de Francisca (chilena, 29 años) está resumida en dos instantes: el día en que se enteró de su condición VIH positivo cuando apenas cumplía unas semanas de embarazo, y la noche en que dio a luz a su bebé y al despertar de la anestesia una enfermera le anunció: “Nunca más podrá tener hijos”. Francisca fue esterilizada a los 20 años, sin su consentimiento, ni conocimiento, por ser portadora de VIH.
“Las mujeres VIH positivo en Chile son presionadas constantemente para que prevengan la ocurrencia de embarazos, y la esterilización forzada o no consentida es un problema sistemático”. La denuncia la hizo la red Vivo Positivo de Chile y la ONG estadounidense Centro de Derechos Reproductivos, a través de un informe titulado Dignidad negada. Aparecen allí los casos de 19 mujeres a quienes se les vulneró el derecho de ser madres, como a Francisca, que hoy tiene un niño sano de 8 años pero soñaba con una familia numerosa.

“En Chile no hay una ley que promulgue ni que defienda los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, mucho menos los de las VIH positivo. Somos un país muy conservador en ese sentido, no tenemos ni siquiera despenalización del aborto en casos terapéuticos”, dice Sara Araya, presidenta de Vivo Positivo.

Esta declaración podría complementarse con un fragmento del estudio que reza que si bien Chile ha tenido una democracia estable desde que terminó la era Pinochet (1990), “el desarrollo económico y la estabilidad política no se han traducido en que las mujeres puedan gozar de manera completa e igualitaria de sus derechos humanos fundamentales”. Y se citan dos ejemplos: el país sólo legalizó el divorcio en 2004 y en el tema del aborto tiene una de las leyes más restrictivas del mundo, ni siquiera es permitido cuando la vida de la madre está en peligro.

¿Qué busca con la esterilización obligatoria Chile (y otros países que cita el informe de Vivo Positivo como República Dominicana, México, Venezuela, Namibia y Sudáfrica)? ¿Detener el virus? ¿Evitar engrosar la lista de portadores? Jorge Cerón, director  de Fundamor —entidad que trabaja con niños VIH/sida en Colombia—, explica que el riesgo de infección es mínimo (cerca del 2%) si la madre infectada se somete al debido tratamiento con antirretrovirales, el parto es por cesárea y se elimina la lactancia. Cerón califica los casos en Chile como una “arbitrariedad”. Dice: “El sistema de seguridad social debe brindar todas las herramientas para que el riesgo se minimice. Ningún Estado tiene el derecho de quitarle a una mujer la posibilidad de decidir”.

 ***

— Francisca, ¿cómo fue el momento en que se enteró de que era portadora?

— Fue como la muerte. No tenía información sobre la enfermedad, pensaba que a lo mejor no iba  a poder terminar el embarazo, que me quedaba poco tiempo de vida —Francisca responde a través de una llamada telefónica. Está en un pueblo en el centro de Chile—.

— ¿Qué le dijeron  sobre la suerte del bebé?

— Que si no me tomaba los medicamentos había riesgo de que  naciera con la enfermedad. Que no iba a poder amamantarlo ni tenerlo en un parto natural —habla tranquila, pausada, sólo se deja perturbar por leves temblores de tierra que en Chile son rutina—.

— ¿Cómo fue el momento del parto?

— Se me reventó la placenta antes del parto programado. Mientras una enfermera me trasladaba me decía que cómo había sido posible que quedara en embarazo en esta situación, que si no había pensado en abortar, que era una madre inconsciente.

— ¿Cómo fue el procedimiento?

— En el momento del parto me anestesiaron, me quedé dormida. Cuando desperté vi a mi hijo sano y eso me dio tranquilidad. Al otro día vino a verme la matrona del hospital, me dijo que todo había salido bien y me advirtió: “Ya no vas a tener más hijos”.

— ¿Qué pensó en ese momento?

— No le tomé mucho asunto. Estaba preocupada por la salud del niño, estaba todavía muy adolorida. Las enfermeras me miraban extraño, no eran capaces de tocarme, debe ser porque soy portadora. No tuve nada de apoyo. Mi recuperación fue muy dolorosa.

***

Este mes se cumplen 30 años de la aparición de los primeros casos de VIH. En el balance de lo que han dejado estas tres décadas de la enfermedad se citan cifras como: En todo el mundo hay 33,3 millones de afectados por el VIH/sida, las mujeres representan la mitad de las personas que viven con el VIH en todo el mundo, en Latinoamérica los casos suman 1,8 millones, y en Colombia la cifra está entre 210 y 220 mil.

En los múltiples informes entregados por ONG y organismos internacionales se resalta que en América Latina la enfermedad está controlada, que incluso se han reducido las tasas y que ahora la lucha en la región es contra la exclusión. Sólo por nombrar un caso: se estima que en Latinoamérica la cobertura de los antirretrovirales para prevenir la transmisión maternoinfantil es del 53%, y seis naciones (Nicaragua, Chile, Uruguay, Argentina, Ecuador y Costa Rica) han alcanzado el 80%, según un informe de EFE. En Colombia desde 2005 existe un programa dirigido por el Ministerio de la Protección Social para evitar la transmisión de madre a hijo.

Pero a Chile, el país de Francisca, no le basta con estar entre las naciones con mayor cobertura de antirretrovirales. Desde los años 90 —como cuenta Sara Araya, de Vivo Positivo— han sumado a su lucha contra el VIH “la esterilización sistemática”. Los primeros años a través de un método químico que utilizaba la quinacrina, explica Araya. Luego vinieron nuevos procedimientos —como la ligadura de trompas—, y nuevas estrategias —amenazaban a las mujeres con someterlas a un parto natural, aumentando el riesgo de contagio del bebé, si no daban su consentimiento—. Para el año 2000 la ONG ya tenía 20 casos registrados —hoy suman 50—.

En 2004 revelaron un estudio denunciando por primera vez esta práctica ante las autoridades y el gobierno chileno. Y en 2005 conocieron la historia de Francisca, que se ha vuelto una insignia en su lucha. Demandaron el caso a un tribunal en Chile. Falló en su contra. Ahora está en manos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. “Si se aprueba la demanda sería para mí al menos el reconocimiento de que sí se hizo y de que no va a volver a ocurrir, con eso sería feliz”, dice Francisca.

El caso de las esterilizaciones ilegales en Perú

Aunque no hay cifras exactas se estima que durante el gobierno de Alberto Fujimori en Perú (1990-2000) un total de 300.000 mujeres de comunidades indígenas, campesinas y estratos bajos fueron esterilizadas sin su consentimiento.

Todo esto sucedió en un programa represivo y compulsivo atribuido al primer mandatario, que buscaba controlar la natalidad en su país.

Años después la Defensoría del Pueblo peruana se atrevió a calificar esta iniciativa como una “esterilización mortífera” que desencadenó cientos de víctimas mortales: 7,82 fallecidos por cada 100.000 intervenciones quirúrgicas entre 1996 y 1999.

También fueron víctimas de esta campaña 22.000 hombres.

Este precisamente fue uno de los puntos que entró a jugar en contra de Keiko Fujimori, hija del exmandatario, quien aspiraba a la presidencia de Perú y durante la reciente campaña fue duramente cuestionada por el accionar de su padre.

Carolina Gutiérrez Torres | Elespectador.com

Fuente: http://www.elespectador.com