La censura está en los filtros

El 17 del julio subí el informe alternativo sobre la situación de los derechos reproductivos de las mujeres, las adolescentes y las niñas a la red social Scribd, la cual permite compartir documentos para su lectura y descarga. La respuesta, tanto para el documento en inglés como en español, fue que el material era para adultos y era necesario que su personal revisara el materia personalmente.

Una semana antes, mi amigo Julián Beltran, me dijo que el filtro que usaba el ministerio de cultura de Colombia le había impedido entrar a la página web. Dicho filtro es utilizado para evitar que los trabajadores vean pornografía en sus horarios de trabajo. 

Julián me reenvió los correos electrónicos:

En la definición de nuestra categoría para páginas calificadas como aborto se encuentra la siguiente descripción: Aborto. “Sitios que proporcionan información o argumentos a favor o en contra del aborto, describir los procedimientos de aborto, ofrecer ayuda en la obtención o evitar el aborto, o proporcionar información sobre los efectos, o falta de ella, del aborto.” Ejemplos:gynpages.com y abortionfacts.com Blue Coat no selecciona qué categoría o categorías están bloqueadas o permitidas. Esta decisión se controla con la directiva definida por nuestros clientes. Si cree que una categoría o un sitio determinados deben bloquearse o permitirse, haga clic aquípara obtener más información sobre cómo cambiar la directiva de acceso a Internet.

De inmediato me hizo pensar en el caso de la doctora Rebecca Gomperts,quien forma parte deWomen on Web y escribió en enero de este año un post en Facebook sobre el misoprostol, medicamento que permite realizar un aborto en el hogar antes de las 12 semanas de gestación. El post fue eliminado pues se consideró que violaba las condiciones de Facebook. Tal acto de censura llamó la atención de activistas alrededor del mundo y las protestas hicieron que Facebook rectificara su política y enmendara su acto de censura contra la doctora Rebecca Gomperts. La declaración oficial fue:

“Estamos muy contentas de reportar que Facebook canceló su censura al post de la Dra. Gomperts sobre cómo usar misoprostol para un aborto seguro. Gracias a todos los que contactaron a Facebook y que como muestra de solidaridad postearon información en sus propios sitios.”

El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), desde hace 20 años, ha pugnado porque el debate sobre el aborto se dé dentro de un marco amplio que permita valorar todos los aspectos desde los jurídicos hasta los bioéticos para que así los tomadores de decisiones puedan diseñar políticas que vayan de acuerdo con los derechos humanos y, especialmente , con los reproductivos, de tal manera que se resguarde la autonomía reproductiva. Sin un debate informado es imposible trascender la “retórica de los fetos” y mostrar que el acceso a la interrupción del embarazo se trata de una cuestión de vida o muerte para muchas mujeres.

Por otra parte, las mujeres al tener que decidir si continuar con un embarazo o no, también deberían poder tener acceso a toda la información para así llegar con plenitud de conocimiento a una decisión de acuerdo con sus planes de vida. Si bien los dueños de las redes sociales forman parte de la iniciativa privada y pueden decidir qué se hace público o no, también es cierto que el acceso  a la información es un derecho humano y los empresarios no tendrían por qué censurar aquellas corrientes de pensamiento que no van de acuerdo con sus posiciones morales, sobre todo si el informe alternativo se realizó para presentarse en Nueva York ante el Comité que vigila el cumplimiento de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) de Naciones Unidas tuvo el propósito de dar cuenta, desde la perspectiva de una organización de la sociedad civil, del estado que guardan los derechos reproductivos en México.

Esto no es tema menor. ¿Cómo es que una red social evalúa la información y cómo es que llega a  considerarla peligrosa a tal grado de censurarla? Esto ha sido un tema recurrente para mí, un tema de reflexión sobre cómo es representado y valorado el cuerpo de las mujeres gestantes y a qué tipo de información se les permite el acceso. Tal pareciera que la información sobre interrupción del embarazo se asocia y agrupa con aquello que se califica como peligroso, por ejemplo, armar una bomba. Todo indica que lo relacionado con los cuerpos de las mujeres gestantes debe sólo considerase desde un punto de vista el cual está alejado del terreno  de los derechos humanos.

Es, por lo menos sospechoso, que los filtros para identificar material sensible no sean lo bastante refinados como para identificar las diferencias entre un “material para adultos” y un informe alternativo sobre los derechos reproductivos de las mujeres en México o un sitio sobre web sobre información legal para que las mujeres puedan obtener un aborto legal y un sitio que promueve laventa e ingesta de misoprostol. Es reprobable que la censura sobre información básica para que las mujeres tomen decisiones libres e informadas, permanezca en manos de personajes anónimos de internet sin ningún criterio público sobre cómo es que deciden eliminar o no cierta publicación.

Internet, se encuentra en un momento crucial en el que pareciera que los derechos de autor y la lucha contra la pornografía infantil tienen como daños colaterales limitar la información sobre sexualidad. También parece que las usuarias de internet se han unido la tendencia de abandonar el internet para refugiarse en redes sociales, como Facebook, que se parecen a internet, saben a internet, pero no lo son, pues la radical libertad de expresión y el libre acceso a los contenidos que caracteriza esta red está ausente. Paradójicamente, esta condición de las redes sociales les da seguridad a la mujeres en términos de la protección de  su información personal de potenciales acosadores.

Los informes alternativos  sobre los derechos reproductivos de las mujeres mexicanas deberían ser accesibles para todas las personas. La información para acceder a un aborto legal, por ejemplo por violación, también debe estar disponible.  Sin embargo en las pugnas contemporáneas por definir los usos internet, parece que las mujeres y su libre acceso a la información sobre la interrupción del embarazo enfrentan las mismas trabas en las redes que en los medios tradicionales.

España: Regreso al pasado (II)

Metidos en el túnel del tiempo regresamos al pasado de la mano del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, al anunciar que las mujeres no podrán abortar por motivo de malformaciones en el feto. Volvemos atrás 40 años de golpe y sin avisar ante el ardor ferviente y religioso de este hombre que afirma: “No entiendo que se desproteja al concebido porque tenga algún tipo de minusvalía o de malformación”. Y no solo ataca la ley de plazos de 2010, sino que pretende una norma más restrictiva que la de 1985.

Cuando España, como toda Europa, había ya olvidado y superado el debate antiguo sobre la posibilidad de interrupción del embarazo en supuestos determinados, va Gallardón y aviva el fuego en un país azotado por las llamas en todos los frentes. La próxima del ministro será anular la ley del divorcio y que todo el mundo ponga los cuernos santificados por la santa madre iglesia. Este gobierno no es de este mundo; desde luego no es del siglo XXI.

Habrá que decirle al ex alcalde de Madrid, (¡que entonces iba de progre¡), que la mayoría de las mujeres españolas no son miembros o miembras del Opus Dei, que muchas mujeres no pueden tener cuatro o cinco hijos porque no pueden mantener ni a uno (como Dios manda, claro), que su capricho ético va a suponer traer al mundo niños con malformaciones graves que les condenarán a sufrimientos de por vida (a ellos y a sus padres), que las mujeres son las únicas que tienen derecho a decidir sobre este asunto; y que él y su desprestigiado ministerio no tienen porqué meterse en la mente, en los deseos, ni en el vientre de una mujer para decirle lo que tiene que hacer por decreto.

No queremos volver a la España hipócrita del postfranquismo donde se practicaban interrupciones clandestinas con riesgo de muerte para las españolas pobres, y en el extranjero para las que se lo podían pagar. Hemos luchado por la despenalización del aborto, al mismo tiempo que luchábamos por nuestra dignidad como personas. Las mujeres no somos marionetas en manos de la Iglesia católica ni en manos del gobierno de turno. No estamos dispuestas a perder nuestros derechos ni a volver a llevar peineta y mantilla española para lucirlas en las procesiones del poder, por mucho que María Dolores de Cospedal se la ponga para marcar ideología.

Intentan despistarnos con medidas oscuras de malos gobernantes. Como no saben, no pueden o no quieren sacarnos de la ruina de sus inútiles recortes, disimulan con gestos de generosidad hacia sectores fáciles de manejar. Un ejemplo: TVE ha contratado a Bertín Osborne para presentar un programa titulado Un mundo mejor, dirigido a personas discapacitadas y sus familias. Todo muy bonito y esperanzador. Mientras tanto se oculta la realidad a un país con cinco millones de parados, donde la inmensa mayoría es ignorada en sus derechos constitucionales de empleo, vivienda, manutención y, ahora, gestación.

Tan difícil es entender que las mujeres no somos un sector

El presidente Ollanta Humala ha señalado en su discurso de 28 de julio, que su gobierno está sentando las bases para una gestión gubernamental que enfrente las desigualdades, especialmente las de género, de manera decidida y eficaz. Para ello, agrega, se cuenta con un Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables con rectoría en materia de género, violencia contra la mujer y violencia familiar.

Sin embargo, nada dice sobre cuál será la estrategia transectorial del supuesto ente rector en igualdad de género, para que cada uno de los programas lanzados o renombrados, constituya a su vez una posibilidad real y eficaz para mejorar la igualdad de oportunidades de las mujeres. 

Por ejemplo, el Programa “Cuna Más”, además del derecho propio de las y los infantes a ser cuidados, facilita la inserción y permanencia de las mujeres en el mercado laboral y a su vez puede ayudar a modificar imaginarios culturales dirigiendo estos servicios de cuidado infantil también a los varones padres; “Beca 18”, tendría que desarrollar una estrategia para que las adolescentes rurales no abandonen la escuela, logren un alto rendimiento y accedan a la formación superior, no se debe olvidar que según datos de la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo-ENUT, se evidencia que desde los 12 años, las adolescentes disponen de tres horas diarias menos que sus pares varones, ya que ellas deben realizar o apoyar en el trabajo doméstico no remunerado.

Para “Pensión 65”, tendría que pensarse en medidas compensatorias que privilegien una mayor  cobertura de mujeres, considerando que muchas de ellas no accedieron al mercado de trabajo formal y que el trabajo doméstico desempeñado para cuidar a sus familias no es considerado como tal y por tanto no  les ha generado una renta pensionable.
Y para los programas de empleo “Trabaja Perú” y “Jóvenes a la Obra”, se debería ofrecer mayores oportunidades a las mujeres y en el caso de los varones habría que garantizar el pago de las obligaciones alimentarias. Y en “Juntos” ¿no se podría acaso pensarse en condicionantes  que mejoren la vida y la salud de las propias mujeres y no solo su instrumentalización para mejorar a su prole? 

Pero si nada de esto se ha pensado, no pretenda el señor presidente Ollanta Humala hacernos creer que tenemos un ente rector de la igualdad de género y que se va a revertir la desigualdad y subordinación en la que vivimos las mujeres peruanas solo con más servicios del “sector mujer” para la atención a víctimas de violencia. Está equivocado o entendió mal la demanda de las organizaciones de mujeres.

Terapia anti homofóbica

Sin lugar a duda, el aprendizaje, cambio de actitud y comprensión que tuvo que enfrentar la actual Miss Perú Universo en relación a la no discriminación frente a la expresión de los diferentes afectos en la sexualidad humana ha sido de las más rápidas, y se puede asemejar a una terapia intensiva contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

Las buenas nuevas en nuestra sociedad son que las declaraciones de Cindy Mejía obtuvieron el rechazo de un sector importante de la ciudadanía y se convirtieron en tema de reflexión en los hogares, oficinas, medios de comunicación, el barrio, etc.

Lo viejo y malo es que el Perú sigue siendo un país donde gays, lesbianas, trans y bisexuales son profundamente discriminados, como señalan algunos informes que nos colocan junto con Paraguay como los países más discriminadores en la región.

Y lo somos, pues persiste en nuestra sociedad poco entendimiento sobre por qué afirmaciones como las realizadas por la Miss Perú Universo son formas de discriminación. Quienes la han defendido señalan los mismos argumentos de quienes defienden la superioridad de algunos seres humanos sobre otros por su color de piel, dicen que son opiniones y que deben ser respetadas.

Decir que la homosexualidad es una enfermedad, mostrar aversión, rechazo y descalificar las diferentes formas de vivir la sexualidad, a ello, se le llama homofobia. Y como se tiene evidencia, la homofobia es la base para justificar formas de violencia y no reconocimiento de los derechos de estas personas.

Más allá de lo que pensemos sobre estos concursos de belleza, esta versión nos deja una lección: la poca atención que se viene dando a la generación de nuevas mentes.

Medicamentos, La otra cara

En mi artículo anterior, a propósito del proyecto de Ley de Medicamentos, di cuenta de las acciones de la industria nacional para lograr ventajas que afectarán a los más pobres. Ahora, abordo la otra cara; la industria farmacéutica internacional y las ventajas que les dan los Tratados de Libre Comercio (TLC), en desmedro al derecho a la salud. El tema cobra relevancia con el reciente anuncio del gobierno de cubrir con el SIS la atención de todos cánceres, incrementando el presupuesto asignado en más del 250%.

En un reciente informe de la Comisión Global sobre VIH y el Derecho (PNUD), el tema de los medicamentos fueron analizado, señalándose que las políticas de propiedad intelectual (PI), incluidas en los TLC, impiden a los países producir y distribuir medicamentos, afectando de manera grave, el derecho a la salud. 

En el informe se señala también, que sin renunciar a las ventajas de los TLC, hay países que han logrado prevalecer el beneficio para la población y han doblado la mano a los laboratorios, aplicando las “licencias obligatorias”, logrando así que medicamentos de marca, se conviertan en genéricos. Esto ha permitido a la India reducir el costo del tosilato de sorfenib usado para el cáncer de hígado y riñón en 97%. Latinoamérica no es ajena a estas medidas; Ecuador, lo ha logrado que el Ritanovir, reduciendo su costo en 70% y Brasil, con el efavirenz, reduciéndolo al 71%.

En el Perú estamos lejos de ello, pues al culto de la PI, se le han añadido las exoneraciones tributarias, que debieron bajar los costos de los medicamentos para cáncer. Lejos de ello, los laboratorios no solo venden más caro, sino también se embolsican el 18% del IGV. Mejor imposible, ¿quién podría pedir más?

Es por ello que el anuncio del Gobierno de atender todos los cánceres, más que alegrarnos, preocupa, pues los servicios no cuentan con condiciones para diagnosticar cáncer y cuando la gente llega a los servicios, suele ser tarde y con procesos avanzados. Por lo tanto, los que más van a ganar son los que venden los medicamentos.

Hubiese sido bueno que lejos de la demagogia, el Ministro de Salud haga prevalecer la propuesta de atender los 5 cánceres previstos o un máximo de los 10 más frecuentes y asegurar la capacidad de los servicios para diagnosticar y tratar más tempranamente, lo que haría el tratamiento menos costoso y también menos dependiente de medicamentos. Esto no elude el tema central que es poner el derecho a la salud por encima de los intereses comerciales y sobre eso, no hay que reinventar la penicilina.

Feministas Zaragoza rechazan declaraciones Gallardón, propias de franquismo

La Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza ha rechazado hoy las declaraciones realizadas por el ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón, sobre la decisión de modificar la ley del aborto, que retrotraen a la época del franquismo y propias de un “fundamentalista religioso”.

Leer más

A un año de gestión; la ruta de la agenda sanitaria

La gestión en salud durante el primer año de gobierno se puede concluir como una etapa de muy pocas nueces para tanta cascara y áreas en donde no hay cascaras ni nueces a pesar de la importancia estratégica para la salud como principio de justicia social y motor de desarrollo.
Las pocas nueces:

Las redes de los servicios. La identificación de establecimientos estratégicos, con el concurso activo de las regiones. La consolidación de este proceso permitirá el real acceso de los servicios de salud pues está ampliamente demostrado que potenciando competencias, capacidades instaladas en determinados servicios en base a su ubicación geográfica, su accesibilidad y concentración poblacional, se logrará ampliar el acceso efectivo llegando al menos a un 80% de la población.

Este es un proceso que necesitará todo el apoyo del gobierno en los distintos niveles.
La inclusión del tratamiento para el cáncer. Hay una demanda embalsada de pacientes que esperan ser atendidos y que por falta de dinero no lo hacen. Sin embargo, hay que tener claro que esta es una medida que solo beneficiará a quienes llegan a los establecimientos y que por lo general ocurre en estadios críticos, pues quienes no tienen acceso a servicios de diagnóstico, probablemente será muy tarde.

Las cascaras:

Las coberturas del SIS. Los datos de afiliación siguen siendo los mismos que presentó el gobierno anterior y que a la fecha, continúa siendo nominal, es decir tener un seguro no hace la hace la diferencia del acceso. Los pobres solo disponen de servicios no tienen capacidad resolutiva y por lo tanto, no pueden disminuir su gasto de bolsillo.
Las campañas. “Come Rico, Come Sano, Come Peruano”, “Kioskos y Loncheras Saludables” “Te veo bien”, “Vuelve a sonreir”, “Te escucho mejor”, hasta ahora son solo slogans. Todos sabemos que las campañas no es una buena estrategia para el acceso real, pues está  demostrado que las campañas suelen ser costosas, tienen resultado muy limitado y su fin principal es el marketing. Las campañas, sin una red de servicios tienen poco sentido desde el punto de vista sanitario, además no asegura la calidad de atención y marca la diferenciación de servicios para pobres. Un problema adicional de las campañas es el riesgo de utilizar políticamente a la población beneficiaria.
El SAMU. No hay un diseño claro. La ausencia de una red de servicios con capacidad resolutiva, unidades móviles y la falta de un sistema unitario de emergencias, en muchos lugares, el SAMU solo es un nombre. Hasta ahora no se conocen evaluaciones que den cuenta de su real acceso, oportunidad, manejo de emergencias y cuál es el conocimiento de la población para hacer el llamado de emergencia.
“A gusto te atiendo mejor”. Se trata más de un slogan, que de un cambio real en los servicios, dado que no ha estado acompañado de ningún proceso real de mejora de la calidad, de la infraestructura, del equipamiento y mucho menos del trato digno, ni del respeto a los derechos humanos de los y las pacientes.

Ni cascaras y ni nueces:

Los grandes temas ausentes tienen que ver con el compromiso con la salud sexual y reproductiva que afecta de manera particular a los y las adolescentes. Temas tan álgidos como el embarazo en adolescentes que afecta al 13% de la población y en zonas pobres, alcanza hasta el 35%, han sido ignorados, a pesar de su gran impacto en el desarrollo. Igualmente el problema del VIH, que ameritaría una estrategia urgente de acceso a servicios de salud reproductiva, tampoco ha sido abordado.

También ha habido una ausencia sobre compromisos como el aborto terapéutico, las esterilizaciones forzadas,  educación sexual, es decir agendas que tiene que ver con el desarrollo y potenciación de la mujer, lo que da cuenta del compromiso que el sector salud ha tenido con la jerarquía católica.

Las promesas:

El Presidente Ollanta Humala ha incluido en su mensaje nuevos propósitos en salud, que ameritan explicaciones tales como el intercambio de servicios entre ESSALUD y el Ministerio de Salud para todos los asegurados, incluyendo el SIS. Este proceso implica una reforma en el propio SIS, en el sentido de superar la visión de paquetes de atención, cuya lógica es muy distinta al sistema de atención integral que presta ESSALUD. Sin esta discusión, la propuesta resulta demagógica, pues se hará más evidente la discriminación, dado que los pacientes del SIS solo recibirán determinados servicios. Esta propuesta no supera la perversión que implica mantener distintas Instituciones Administradoras de Fondos de Aseguramiento (IAFAS), que perennizan inequidades. La superación de esta perspectiva de diferenciación hubiese significado la gran reforma tan necesaria para avanzar en igualdad y que nuevamente se ve postergada. Tampoco ha señalado como abordar el desborde de los servicios que actualmente ya tiene ESSALUD en los grandes hospitales.

En este sentido, la Ministra Midori de Habich, tiene en sus manos la posibilidad de potenciar las nueces, liberándonos de las insustanciales cascaras que a nada conducen y sobre todo, asegurar que el Ministerio de Salud, no siga siendo causa de discriminación contra las mujeres y adolescentes, dado que la salud sexual y reproductiva, no solo es un asunto sanitario, sino un medio para lograr la igualdad entre los hombres y las mujeres.

Exhortan a ministras a ser voceras de la agenda de mujeres en el Ejecutivo

Una exhortación a las seis mujeres que conforman el nuevo Gabinete Ministerial, para que sean las voceras de la agenda femenina que aún está pendiente de resolver, formuló hoy la dirigente del movimiento Manuela Ramos, Gina Yáñez.

Leer más

No al bullying: Organizarán campaña contra maltrato físico y psicológico en escuelas

Encuesta de la Secretaría Nacional de la Juventud (Senaju) indicó que el 51 por ciento de jóvenes de 15 a 29 años confesó haber sido víctima de maltrato psicológico en los colegios; un 48 por ciento padeció de maltrato físico. Preocupado por la alta incidencia de situaciones de todo tipo de acoso registrado en algunos colegios del país, René Galarreta, Secretario Nacional de la Juventud (Senaju), propuso organizar una campaña nacional contra el bullying.

“Veo con mucha preocupación que en algunas escuelas se practique el bullying, y se viva un clima de violencia. Por eso es nuestro deber concientizar en la población sobre lo fundamental que es convivir en paz y armonía, con respeto y siempre cultivando la ayuda mutua”, expresó Galarreta.

La propuesta se ha hecho llegar a la ministra de Educación, Patricia Salas O’Brien, para sensibilizar a los alumnos, profesores y padres de familia sobre esta crítica situación de convivencia.

La Primera Encuesta Nacional de la Juventud (ENAJUV) determinó que el 51 por ciento de jóvenes de 15 a 29 años reportó haber recibido maltrato psicológico en los colegios y el 48 por ciento, maltrato físico.

Galarreta sostuvo que sería ideal realizar charlas informativas en los colegios para que todos conozcan las características de este fenómeno denominado bullying.

El vocero del Senaju agregó que esta campaña de información es vital por el déficit de psicólogos en las instituciones educativas públicas.

Propuso determinar consejos educativos encabezados por los directores e integrados por especialistas, padres de familia y docentes.

Casos de maltrato a niñas crece en 30% cada año en región Arequipa

os casos de maltrato a mujeres menores de edad en la región Arequipa crecen cada año en 30%, según cifras del Hogar San José, donde son enviadas las niñas tras los procesos judiciales. “El año pasado atendimos a 72 menores, entre las que ingresan al albergue y el seguimiento que hacemos de las que salen”, indicó la asistenta social del Hogar San José, Rosario Rodríguez.

Apuntó que actualmente se ocupan de 33 niñas, la mayoría de ellas tiene entre 13 y 16 años de edad. De este número, el 40% sufrió maltrato físico y/o psicológico, el 30% abuso sexual y el otro 30% presenta conducta disocial, están en la orfandad, entre otros. Rosario Rodríguez señaló que vienen buscando familias que acojan a las menores, pero solamente suelen colocar hasta seis de ellas al año.