Memoria Institucional 2010-2013 (inglés)

Now, nearing the end of the second five-year period of our institutional existence, it is inevitable to look back and reevaluate the goals that led this small group of people (George, Rossina, Luis, Anna Britt and me) to found PROMSEX. Without really knowing what the future had in store, we based our decision on two things: the reinstitution of a democracy that was deficient in terms of sexual and reproductive rights, as the ethical and strategic core of people’s wellbeing, and the supremacy of an economic model that continued to deepen gaps and was plagued with inequity and discrimination, particularly against women and the LGTBI community. 

Memoria Institucional 2010-2013 (español)

A vísperas de cerrar el segundo quinquenio de nuestra existencia institucional, resulta inevitable echar un vistazo atrás y volver a mirar los propósitos que llevaron a un pequeño grupo (George, Rossina, Luis, Anna Britt y yo) a fundar PROMSEX. Sin saber mucho qué nos esperaba, fueron dos factores los que afirmaron nuestra decisión: el retorno de una democracia aún distante de los derechos sexuales y reproductivos como eje ético y estratégico del bienestar de las personas, y la supremacía de un modelo económico, cuyos efectos continuaban marcando las brechas de inequidad y discriminación, que afectaban de manera especial a las mujeres y a la población LGTBI. 

Mujer, inmigrante y lesbiana

Digamos que es cosa de suerte. Soy mujer, soy inmigrante y soy lesbiana. Con cada categoría puedo ganarme detractores y enemigos. Y, sobre todo, injusticias de parte de misóginos, homófobos y xenófobos que caminan por la vida bajo una nube negra, cargada de intolerancia e ignorancia.

Sí, es cosa de suerte que en este mismo instante, siendo mujer, inmigrante y lesbiana, pueda estar juntando con facilidad todas las letras que dan vida a este artículo. Tomando en cuenta que 800 millones de personas en el mundo no saben ni leer ni escribir, y que dos tercios de esta cantidad son mujeres.

La suerte. Se olvida. Como cuando estoy con mis hermanas pequeñas jugando en el parque, viendo una película o tan sólo besándolas y abrazándolas, sin temer que me las arrebaten de los brazos, como cada año, dos millones de niñas de su edad, entre 5 y 10, son vendidas y compradas como esclavas sexuales.

Ya sé que soy una insistente con el tema de la suerte. Pero es que todos los días llego a mi casa a salvo. Cuando cometo un error, que cometo muchos, me enamoro de una mujer o hago lo que me da la gana, no tengo que cuidarme de que un cuchillo me desgarre la piel y las entrañas, no salgo a la calle temiendo que una lluvia de piedras me caiga encima ni me duermo preocupada de ser estrangulada o de que me quemen viva para salvar el honor de mi familia, como le sucede cada dos horas a una mujer en el mundo.

Soy mujer, inmigrante y lesbiana. Hace cinco años llegué desde Chile a estudiar un Máster y a vivir en Madrid. El mayor agobio que sufrí fue el de preparar papeles y meter 23 kilos de mi vida en una maleta verde. Seleccionar libros y ropa. Seleccionar historias.

Supongo que eso es mucha suerte. Ya que la inmensa mayoría de personas que desean emigrar no pueden ni siquiera intentarlo. Y, de los que lo hacen, sólo el 3% tiene una migración exitosa como la mía. El resto se arruina o muere en la tentativa.

Cuando me preguntan por qué he escogido España para vivir, hablo de su literatura, la belleza de sus paisajes y su gente. Nunca menciono el hecho de que los españoles gastan al día un promedio de 50 millones de euros en prostitución. Supongo que es porque tengo suerte y se me olvida que aunque soy mujer e inmigrante, nadie me engañó para venir aquí, como les sucede a muchas. Nadie me encerró contra mi voluntad ni me obligó a soportar la embestida de cuantos hombres quisieran usar mi cuerpo como un objeto de su placer.

Me aturde tanta suerte. Pues desde el año 2000 hasta ahora ya son más de 60 millones de mujeres y de niñas las que han sido víctimas de explotación sexual. Me abruma y me supera porque quizás es algo que no podré entender cabalmente. Después de todo, soy una mujer lesbiana que disfruta de su sexualidad y de su libertad. Nadie me ha privado de mis puntos sensibles y placenteros, como sucede a dos millones de mujeres y niñas cada año, víctimas de la mutilación genital.

Media hora he tardado en escribir esta columna, sentada en el salón de mi casa. Treinta minutos que pueden medirse en estadísticas con alma y con piel. Treinta minutos durante los cuales han fallecido 257 niños de hambre y más de cien por no tener acceso al agua potable.

Soy mujer, inmigrante y lesbiana.

Vivo en un mundo que no me gusta. Pero tengo suerte. Demasiada suerte

Fuente: huffingtonpost.es

El coronel y la violencia sexual

El Papa Benedicto XVI renuncia a su pontificado en medio de una serie de rumores: por un lado se dice que fue una decisión radical para cortar con las oscuras alianzas dentro del Vaticano; por otro lado que fue para evitar una demanda por encubrir a los sacerdotes pederastas. Que el Vaticano, como en la época de los Borgia, se vea envuelto en intrigas económicas, financieras y sexuales me parece uno de los síntomas de todos los tiempos, la diferencia de ahora es que no se puede tener perfil bajo al respecto porque los escándalos se saben al medio minuto en todo el mundo. El Papa renunció y eso ha sido un anuncio por lo menos.

Pero en muchos de los países de África y AL con una alta tolerancia a las agresiones sexuales contra las mujeres, niñas y niños, la violencia sexual en todas sus formas se invisibiliza o se olvida. La semana pasada participé de un encuentro sobre violencia sexual durante conflictos armados en Washington (Missing Peace Symposium) con presencia de activistas, abogados, fiscales, funcionarios y militares de Guatemala, Colombia, Liberia, Sierra Leona, Kenia, Ruanda, Uganda, Somalia, Bosnia entre otros países y pude constatar, por la participación de mis colegas africanos, que estamos muchísimo peor que en casi todos los países de allá, excepto Burundi.

¿Por qué? Pues porque, a pesar de todo, esos países han asumido políticas públicas que atienden las demandas de las mujeres violadas y los hijos frutos de esas violaciones. No solo hay programas de reparaciones, también hay avances para apoyarlas con programas de salud mental, psiquiatras que trabajan el tema en hospitales públicos, programas para perpetradores, propuestas de apoyo a población LGTB en vulnerabilidad golpeados por el conflicto. ¿Y acá en Perú? Casi nada, excepto el registro de víctimas, reparaciones que no terminan de salir y la indiferencia del gobierno. Solo se estigmatiza a las víctimas y peor aún si han participado de grupos subversivos.

El coronel Birame Diop, de Senegal, por ejemplo, es el director del Centro para la Gestión de Cambios y Conflictos y además de haberse graduado con honores como piloto de la Fuerza Aérea de su país y tener una experiencia de 30 años tratando de tender puentes entre la sociedad civil y los militares, es uno de los principales líderes de procesos de cambio dentro de su institución para asumir cero tolerancia al tema de violencia sexual contra mujeres, niñas y población LGTB. El coronel Diop habló de la importancia de las propias mujeres violadas como voceras de esta tolerancia cero para evitar el “continuum de la violencia”.

En el Perú, ¿algún militar se atrevería hablar sobre los 2.383 casos de violencia sexual durante los 20 años de conflicto?, ¿algún oficial de la FAP podría proponer el tema de tolerancia cero?, ¿algún Ministro de Defensa permitiría que los fiscales y jueces tengan acceso a información sobre militares que “pichanearon” a cientos de mujeres en Manta o Soccos?, ¿algún juez se atrevería a dictar la PRIMERA sentencia por violación sexual?, ¿nuestro Presidente, que conoció de cerca lo que fue el conflicto, comentará alguna vez en público que esto no puede repetirse nunca más? Me dirán ilusa, pero yo espero que sí. Sería por lo menos el anuncio que necesitan los hijos e hijas del terror en su largo camino por la justicia.

larepublica.pe

Hillary Clinton apoya matrimonio homosexual

La ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, se pronunció este lunes públicamente a favor de los matrimonios de homosexuales, un tema de creciente interés social y político en EE.UU.

Leer más

Cantante “La India” es hospitalizada tras brutal golpiza de su pareja

La intérprete de “Mi mayor venganza”, “Sedúceme” y “Dicen que soy” tiene severas lesiones. La cantante puertorriqueña “La India” fue internada en un hospital de San Juan tras recibir una golpiza de su pareja, informó la Policíalocal.

Leer más

Capacitación para prevenir explotación sexual infantil

Estas capacitaciones son realizadas gracias al apoyo de Terre de Hommes, Holanda. Docentes del nivel primario y secundario de ocho instituciones educativas de los distritos de San Juan, Iquitos, Punchana y Belén, son capacitados por la ONG “CHS Alternativo” como actividad de inicio del año escolar.

Leer más

Pena máxima para la trata de personas

Un llamado a los jueces del país para que apliquen la pena máxima de 25 años prevista en el Código Penal y no otorguen beneficios penitenciarios a los responsables de trata de personas, formuló la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana Jara. Explicó que la legislación nacional prevé sanciones drásticas para ese tipo de delito; pero advirtió que en algunos casos los magistrados permiten que los delincuentes se acojan a figuras legales, como la confesión sincera,  para recibir penas menores.

Leer más

Mensaje del Secretario General a la Conferencia Regional sobre la Derechos Humanos de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales en Asia y el Pacífico

[Leído en Katmandú el 22 de marzo por el Sr. Nikolaus Schultz, Oficial de Derechos Humanos, el ACNUDH, Nueva York. Este mensaje también será leído en París el 26 de marzo por la Sra. Mona Rishmawi, Jefe de la no discriminación, la igualdad y el Estado de Subdivisión de Derecho, la OACDH, en Ginebra, y en Brasilia el 5 de Abril por el Sr. Amerigo Incalcaterra, Representante Regional del ACNUDH para América del Sur]

Mensaje

Me es grato enviar un saludo a todos los participantes en esta importante reunión. En los últimos años, he dado la voz de alarma sobre la prevalencia y la gravedad de la violencia homofóbica y discriminación. Todos debemos estar indignados cuando miembros de la familia humana son abusados verbalmente, asaltados físicamente, detenidos, encarcelados y asesinados simplemente cómo se ven o a quién aman.

Incluso los niños y niñas preadolescentes están sujetos a la intimidación y la violencia horrenda basada en la orientación sexual y la presunta identidad de género. Algunos de estos jóvenes prometedores llegan a desesperarse tanto que se quitan la vida. Tal intimidación es una amenaza para la salud pública y una vergüenza colectiva.

Para millones de personas lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero, la discriminación es una realidad cotidiana en sus familias, en sus trabajos o en el acceso a la salud y otros servicios esenciales. Debemos corregir estos males.

Actitudes hacia las relaciones entre personas del mismo sexo y el género pueden tener muchas raíces diferentes – pero nadie puede excusar la violencia, el abuso o la negación de los derechos humanos universales.

Demasiada gente y gobiernos siguen negándose a reconocer la injusticia de la discriminación basada en la orientación sexual e identidad de género y las dificultades que causa. Es por eso que tenemos que seguir llevando estos asuntos a la atención de los Estados, que tienen la obligación legal de proteger los derechos de todas las personas sin distinción. Esto requiere un seguimiento y notificación sistemática de abusos para garantizar que los debates sean informados por los hechos.

Yo he estado planteando estas cuestiones tanto en declaraciones públicas y conversaciones privadas con funcionarios gubernamentales de alto nivel. Me he comprometido a continuar liderando esta campaña mundial, en colaboración con la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Cuento con que otros se unirán a nosotros. Juntos podemos generar nuevos avances en la lucha contra lo que ha sido, hasta ahora, un grave y largamente negado desafío a los derechos humanos.

Les deseo mucho éxito y espero seguir los debates en las Naciones Unidas como parte de nuestro esfuerzo comprometido para garantizar la dignidad, la igualdad y la justicia para todos.

El Examen Periódico Universal y los derechos LGTBI: PERU

Patricia Curzi entrevista a Belissa Andia Perez de Instituto Runa de Desarrollo y Estudios sobre Género, Peru, sobre el Examen Periódico Universal como una nueva herramienta de supervisión de los derechos de las personas LGBTI

Belissa Andia Perez es la fundadora del Colectivo Claveles Rojos, Associada del Instituto Runa de Desarrollo y Estudios sobre Género. Fue la impulsora del Secretariado Trans de ILGA, siendo su representante desde 2006 hasta 2010. Actualmente se desempeña como Especialista de Programa para población transgénero en el programa de la 10 Ronda del Fondo Global, y es una ferviente activista feminista. Entrevista realizada por Patricia Curzi

En 2008 Instituto Runa presentó un informe sobre la situación de las personas trans en Perú. ¿Cuáles son las preocupaciones que Runa ha subrayado en su informe de las ONG en 2008, que todavía tienen que ser objeto de seguimiento en la revisión del EPU de esta14a sesión?

En 2008 reportamos sobretodo el tema de violencia hacia las personas transgénero, por parte de la policial nacional y de los agentes de Serenazgo* de Lima, que constituyen actos de abuso de autoridad, y la impunidad frente a estos casos flagrantes que violan sistemáticamente los derechos de esta comunidad. Muchas veces esta violencia esta ligada al tema de la prostitución de mujeres transgénero, que dados los niveles que alcanzaba, que lindaba con la tortura, el vejamen, el secuestro, se constituía en un tema urgente y prioritario para la comunidad, por ello nos concentramos en este asunto.

En los intentos de dialogo con el gobierno local nunca pudimos tener conversaciones directas sobre este tema, nunca nos dieron la cara, se limitaban a recibir nuestra queja entregada por escrito y nos respondían meses después, indicando que no tenían conocimiento de los incidentes presentados y mas bien sabían de unas ocasiones en que el cuerpo de Serenazgo*  había sido agredido por travestis organizados. Sin embargo, las cosas cambiaron con la elección de la Alcaldesa en Lima, desde el cambio de la administración hasta la actualidad. Podemos decir que hubo una tregua. Inicialmente hubo una voluntad política de no incurrir en las consabidas intervenciones violentas, que a todas luces violentaban los derechos de las mujeres transgénero en estado de prostitución; pero, como este asunto no se ha abordado resueltamente en el sentido de trabajar mas en la raíces sociales y culturales del problema, decidimos incluir nuevamente este tema en nuestro informe de 2012: esta vez la violencia se transversaliza en otros derechos vulnerados, como el derecho a la vida, a la seguridad personal, a no ser detenida arbitrariamente, el derecho a no ser sometida a torturas o a penas y tratos crueles, pero también anotando otros derechos vulnerados concurrentes como el derecho al disfrute universal de los derechos humanos, a la igualdad y no discriminación, a la personalidad jurídica, a un juicio justo, al trabajo, a una vivienda adecuada, a la seguridad social y a otras medidas de protección social, derecho al disfrute del mas alto nivel de salud posible, que impiden posibilitar condiciones de vida respetuosos de la dignidad de la comunidad transgénero.

Policía local del orden que depende de la municipalidad.

Aunque presentaste un informe individual con tu organización, también estuviste en contacto con la organización LGBT peruana Promsex. ¿Cómo colaborasteis junt@s?

La idea de hacer un informe singular es poder hablar de nuestros problemas específicos, que cuando se presenta conjuntamente se termina invisibilizando el carácter de la discriminación motivada por la identidad de género, cuando no confundiendolo en el tema de orientación sexual. Por lo que se pierde el esfuerzo que venimos impulsando los y las activistas transgénero a fin de que se ubique mejor la dimensión de la naturaleza de la discriminación. En conclusión evitemos incurrir en equiparar la discriminación por orientación sexual con aquella que se da por la identidad de genero.
Sin embargo, convergimos con Promsex, que trabaja en el tema de los derechos sexuales, que también nos afecta. Encontramos pues aquí temas comunes que deseábamos recomendar a varias embajadas en Lima y a las misiones en Ginebra. En este trabajo de lobbying ha sido fundamental la ayuda de ILGA, que me dio la oportunidad de participar a la 14 sesión del EPU para Peru en Ginebra, asistiéndome con toda la vasta experiencia y guía técnica de su experiencia en ámbitos internacionales.

En 2008 no estabas presente en Ginebra. ¿Cual fue el valor añadido de estar en Ginebra durante el dialogo interactivo del EPU?

Cuando enviamos el informe en 2008 pensábamos que el solo hecho de enviar este informe podría llamar la atención del gobierno peruano, una forma de increpar al gobierno que hay situaciones relacionadas a la comunidad transgénero que no están solucionadas y que son obligaciones del estado. Pero me doy cuenta de que no es suficiente el envío puntual del mismo, y que se necesita aprovechar el mecanismo de la ONU en toda su dimensión. Esto implica un plan de trabajo que hay que hacer con el movimiento LGBT, también implicar a los grupos de derechos humanos, además de involucrar a los países aliados, con mucha antelación, porque convencer significa tomar tiempo en base a cultivar relaciones sociales. Estoy contenta que Slovenia, Canadá y los Países Bajos hicieron recomendaciones al Perú sobre los asuntos LGBT en esta 14ª sesión. Ahora resta ver si el gobierno peruano va a implementar estas recomendaciones, así como se compromitió.

Inicialmente tuvimos acciones de lobbying en Peru (contactamos las embajadas de Pais Bajos, España), y ya en Ginebra las misiones de Bélgica, Slovenia, Argentina, México y la representación de la Unión Europea. Estar en Ginebra contribuye a ponerse en contacto con las misiones que tienen posiciones avanzadas en relación a nuestros temas y subrayar algunas recomendaciones que estas misiones podrían hacer para proteger los derechos humanos de las personas LGBT. También he tenido la grata oportunidad que posibilitó la ILGA para encontrarme con Rhoda Awino, una activista keniana de Minority Women in Action, que estaba en Ginebra para seguir el EPU de algunos países africanos. Juntas pudimos compartir conocimientos, experiencias y pudimos aconsejarnos mutuamente sobre como hacer lobby para nuestros respectivos países aquí en Ginebra.

¿Cómo se desarolló tu relación con tu gobierno desde la presentación del primer informe del EPU de las ONG?

La relación con el gobierno siempre ha sido distante, poco dispuesto a abordar el tema de los derechos humanos del movimiento LGBT, y no pasa mas allá de una civilizada cordialidad diplomática. El tema de los derechos de las personas LGBT no está en las prioridades de este gobierno. En el primer plan nacional sobre los derechos humanos de 2006-10 se hablaba de evitar el trato denigrante o violento por motivos de “índole/orientación sexual”, remarcando en el marco de la Constitución y la Ley. Ponía además un candado señalando que esta protección no se entendía al reconocimiento del derecho a contraer matrimonio entre personas del mismo sexo, legalizar sus uniones de hecho y adoptar menores, por no ser acorde con el marco jurídico vigente.
De momento se está en la elaboración del nuevo plan de Derechos Humanos 2012-2016, esperemos que en los borradores el tema de identidad de género esté incluido. Pero el tema de identidad de género, por los avances que he revisado esta en el capitulo de orientación sexual, lo que reitera la visón del Estado de vernos como un caso de homosexualidad, lo que en el futuro, pensando de manera optimista, de generarse políticas públicas estas van a partir de una base conceptual equivocada.

Basado en tu experiencia, ¿qué consejo le daría a las organizaciones LGBT que nunca estuvieron involucrados en el proceso del EPU?

El tema de los derechos de la comunidad LGBT tiene que desplegarse en cuanto espacio podemos tener a nuestro alcance. Consideremos pues al EPU como a una excelente oportunidad de trabajo y de incidencia. Muchos países en Latinoamérica y el Caribe son sensibles a las críticas y observaciones que se le pueden hacer desde instancias normativas internacionales, vinculantes o no. Así, si tal veces no tenemos muchos avances en el espacio nacional interno, tengan por seguro que en el fuero externo a nuestros países podríamos tener mejores logros.

Y como nota final, tengo que decir que en Ginebra no me perdí la oportunidad de degustar los varios tipos de chocolates, que caen muy bien con la temporada del frío otoñal, como también llevarlos en mi valija atendiendo algunos encargos. Además pudimos ubicar un discreto lugar donde preparaban comida peruana y degustamos dos platos emblemáticos de la culinaria peruana: el ceviche y la causa.
También llegó el momento de decirnos un hasta luego con Patricia y Rhoda, que después de hermanarnos por varios días, las despedidas como que estrujan el corazón y te humedece los ojos y te empaña la vista.

El Examen Periódico Universal (EPU) es una nueva herramienta sobre la situación actual de los Derechos Humanos establecido por Naciones Unidas en 2006. La primera ronda de todos los países finalizó en 2011, y desde junio de 2012 comenzó el segundo ciclo, siendo cada año examinados 42 países por el resto de países; en un plazo de cuatro años y medio serán examinados todos los Estados miembros de Naciones Unidas.
Los exámenes consisten en cinco etapas: elaboración de informes, diálogo interactivo con Estados miembros, adopción del resultado de las recomendaciones, adopción formal del informe con todas las recomendaciones, y por último implementación y seguimiento. Los distintos procedimientos implican a Estados, ONG’s nacionales e internacionales, institutos nacionales de derechos humanos y otras partes interesadas.
En 2012 la 14ª sesión del EPU examinó a Peru junto a otros 13 países. Los informes de las ONG’s han debido de ser enviados siete meses antes de la sesión del examen.

Otras entrevistas con activistas LGTB sobre sus experiencias en el sistema EPU están disponibles en http://ilga.org/ilga/en/article/nsKSZ961xx Para las versiones inglesa, portuguesa y francesa, pincha sobre el icono del idioma situado en la parte izquierda superior de la pantalla.

Fuente: ilga.org