Foto: zzperuconsulting.blogspot.com

Proyecto estrecho

Foto: zzperuconsulting.blogspot.com

Martha Chávez, la congresista más ineficaz según el ranking de Reflexión Democrática, por no presentar ningún proyecto de ley hasta ahora, ‘milagrosamente’ presentó un proyecto. Por fin se hizo una, pensarán muchos. Pero para nada son buenas sus intenciones. Lo que propone la sociedad solidaria no es “más amplio” como señala en todas las entrevistas a las que va. Su fin único es invisibilizar a las parejas de lesbianas y gais. Su objetivo principal es que no tengamos los mismos derechos que las parejas heterosexuales. Por eso, no incluye cambio de estado civil ni posibilidad de ser parientes en primer grado, lo que no nos permitiría visitar a nuestras parejas en el hospital o en la cárcel, ni adquirir la nacionalidad peruana ni habitar en la casa que compartimos en los años de convivencia. Tampoco hay sociedad de gananciales ni separación de bienes, no prevé situaciones de violencia familiar ni ningún beneficio que se pueda tener por ser pareja.

Lo importante de la unión civil es que permite todo lo señalado arriba, lo preocupante de la sociedad solidaria es que niega derechos básicos que debería tener cualquier pareja sin importar si son del mismo o de diferente género. La unión civil permitirá que menos gente sufra discriminación en el Perú, la sociedad solidaria instaurará un régimen que no soluciona en nada los diversos problemas que tenemos lesbianas y gais al momento de unirnos con la persona que amamos y establecer una convivencia. Problemas que a la congresista no le importan, problemas que no vive, pero que sabe que existen, y a pesar de eso su profunda homofobia no le permite tener siquiera ligeros rastros de humanidad y de comprensión de una realidad que afecta la vida de millones de peruanos, que no tienen otra alternativa que vivir sus relaciones ocultas, sin legitimidad, protección y garantía del Estado, y sufrir por ello. Seres humanos que viven una media ciudadanía por culpa de congresistas como ella que hacen todo lo posible para que no podamos vivir vidas dignas. La homofobia, instalada muchísimo tiempo en el Estado, ha permitido que los LGTB no tengamos ninguna ley que nos proteja ni ninguna política pública que intente disminuir la violencia que vivimos cotidianamente.

En las próximas semanas el proyecto de unión civil, respaldado por el Ministerio de Justicia, por la Defensoría del Pueblo y por las Naciones Unidas, será debatido y se enfrentará a la sociedad solidaria, respaldada por la homofobia de varios congresistas. Y aunque parezca ilógico, es muy probable que la unión civil no sea aprobada y sí lo sea la sociedad solidaria. El presidente de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, Juan Carlos Eguren, ya señaló en una entrevista que decidirán según la integralidad de sus creencias, justificando su voto en contra de la unión civil.

En las próximas semanas, los miembros de la comisión, Juan Carlos Eguren del PPC, Heriberto Benítez de Solidaridad Nacional, Mariano Portugal de Unión Regional, Martha Chávez, Julio Rosas, Pedro Spadaro, Rolando Reátegui y Octavio Salazar de Fuerza Popular, Omar Chehade, Teófilo Gamarra, Martín Rivas, Ana María Solórzano, Cenaida Uribe y José Urquizo del Partido Nacionalista, y Rosa Mavila del Frente Amplio – Acción Popular, decidirán si las personas LGTB tenemos derecho a ser respetados y protegidos como ciudadanos o no, y su decisión afectará la vida de millones de peruanos que actualmente viven en condición de ciudadanos de segunda clase en su propio país.

En pocas semanas sabremos quiénes fueron ganados por la homofobia y serán parte de la historia de la ignominia por detener la posibilidad de garantizar derechos a una vida digna a determinadas personas. O pasarán a la historia como aquellos que hicieron posible que más peruanos puedan sentirse realmente peruanos y desarrollar vidas felices con oportunidad e igualdad para todos. La homofobia tiene un costo político, congresista, no lo dude.

Fuente: Diario16

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *